Pedro Sánchez Rodríguez

El IMSS

FRENTE AL VÉRTIGO

Pedro Sánchez Rodríguez *Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Pedro Sánchez Rodríguez 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Pedro Sánchez Rodríguez

El logosímbolo del IMSS, creado por el artista neoleonés, Federico Cantú, expresa el carácter de una institución en la que cerca del 60% de los mexicanos están adscritos a su régimen ordinario o a su programa IMSS-Bienestar, cobijados por alrededor de medio millón de trabajadores, de los cuales, 235 mil son personal de salud. Este simple hecho la hace la institución de seguridad social más importante de toda América Latina y el eje estratégico de la institucionalización de la protección social del país, basado en la integralidad de los servicios y beneficios sociales, la solidaridad y la redistribución de los recursos, y el carácter obligatorio del aseguramiento.

Esta semana, el IMSS cumplió 79 años desde que fue fundado como órgano tripartito (Gobierno, Sector Obrero y Sector Patronal) por decreto del presidente Ávila Camacho, en 1943. Ha resistido recortes al gasto social desde 1983, terremotos y déficits presupuestales y, con todo, ha tenido un crecimiento acelerado: el 1 de enero de 1944 el IMSS comienza a operar. En 1954 entra en servicio el Hospital de Zona de La Raza. En 1963 se inaugura el Centro Médico Nacional, que se reinaugura en 1998, luego del sismo de 1985. En 1964, se inaugura el Centro Vacacional Oaxtepec, en 1973 surgen las guarderías del IMSS.

Para 1987, el Instituto ya ampara en el régimen ordinario a 33 millones de mexicanos. En 1988, se realizó el primer trasplante de corazón en el Hospital de Especialidades de La Raza. En 2007, realizó el 60% de los trasplantes renales del país y, en 2013, realizó más del 50% de los trasplantes de órganos en México.

Hoy, el IMSS atiende a cerca de 60 millones de personas. El costo de operación de 165 millones de atenciones médicas anuales, asciende a aproximadamente 215 mil millones de pesos. Por comparar, el presupuesto de egresos de El Salvador asciende a cerca de 150 mmdp, y el de Guatemala es cercano a los 40 mil millones. Ese nivel de gasto se solventa con la recaudación de cerca de 382 mil millones de pesos, de los cuales la amplia mayoría se ocupa en el costo de operación de la atención médica y sus unidades administrativas, así como subsidios, incapacidades y salarios de sus trabajadores.

El IMSS, sin duda alguna, ha sido el pilar del combate al Covid-19 en México. Si nuestro Gobierno no recurrió a limitar coercitivamente las libertades de tránsito y reunión, como las que se observaron en Italia o Inglaterra, o a requisas, como en España, fue gracias a que este país tenía a su IMSS y a sus médicos haciendo lo que tenían que hacer. Ellas y ellos que, como en La peste, de Camus, se niegan a admitir las plagas y las combaten como a la viruela de 1951 y la fiebre amarilla de 1963, y que no pudiendo ser santos se esfuerzan, no obstante, en ser médicos. A todas y todos ellos mucho orgullo y muchas gracias.