Miércoles 25.11.2020 - 12:53

Avatar del Roberto García Requena

Roberto García Requena

La elección en Estados Unidos y algunas lecturas

BANDA ANCHA

Roberto García Requena
Roberto García Requena
Por:

Se concretó el pronóstico de una elección cerrada en Estados Unidos. Al escribir estas líneas la carrera por la presidencia de ese país se inclina a una victoria de Biden, con cuatro estados clave que están por finalizar su conteo (Arizona, Georgia, Nevada y Pennsylvania).

También como se esperaba, hasta este momento el voto popular favoreció al candidato demócrata con 72.1 millones de votos (50.5% del electorado) versus 68.4 millones de votos para Trump (47.9%).

Es muy probable que en las próximas horas se declare ganador a Joe Biden como el próximo Presidente de Estados Unidos. También como se esperaba, el Presidente Trump no va a aceptar el resultado. Incluso ya declaró que hubo un fraude y está en proceso con su equipo de abogados de judicializar todo el proceso electoral para que se dirima en tribunales.

Hay varias lecturas de esta elección tan peculiar:

1) Las casas encuestadoras ya no le atinan a nada. Los pronósticos estadísticos que hicieron públicos no se parecen en nada a la realidad que estamos viendo. Se había inferido, en la mayoría de las encuestas, que el voto popular favorecería a Biden entre un 5 y un 7 por ciento. Apenas va a llegar al 2.5 por ciento.

2) El sistema electoral de Estados Unidos tiende a una acelerada obsolescencia. En la elección del 2016 Hillary Clinton ganó el voto popular, y Trump gobernó 4 años. En la elección de este año, Biden obtuvo 4 millones más de votos que su competidor republicano, y apenas va a alcanzar los 270 votos electorales que se necesitan para ganar la elección. Este sistema se tiene que revisar a la brevedad.

3) El dato más sorprendente de todos es que 68.4 millones de personas (casi la mitad del electorado) votó por Donald Trump. Es increíble que un Presidente que ha demostrado consistentemente ser un mal gobernante tenga esa cantidad de votos a su favor. Lo esperado y racional es que el electorado lo hubiese castigado fuerte. Pero no. Mucha gente salió a votar por él. Algo no anda bien en el entendimiento político y/o en la conciencia del pueblo norteamericano.

Esperemos que los pataleos de Trump no tengan mayor efecto más que hacer un ridículo de escala internacional. La democracia de los Estados Unidos es de las más maduras del orbe y no es correcto que la ponga en entredicho un Presidente perdedor que simplemente no quiere abandonar la Casa Blanca. Que sirva de lección para el resto del mundo y para México en particular.