Miércoles 21.04.2021 - 13:02

Avatar del Roberto García Requena

Roberto García Requena

El galimatías de la elección intermedia

BANDA ANCHA

Roberto García Requena
Roberto García RequenaLa Razón de México
Por:
  • Roberto García Requena

El próximo 6 de junio los mexicanos vamos a acudir nuevamente a una cita con las urnas que van a decidir 21,368 cargos de elección popular, entre ellos 15 gubernaturas y 500 legisladores que renovarán la Cámara de Diputados.

El mapa y la complejidad electoral de 2021 evidenciará si AMLO fue capaz de retener el apoyo después de la primera mitad de su mandato o, por el contrario, la oposición recupera espacios perdidos en la elección de 2018.

La respuesta a esta pregunta es tal enigma que ningún encuestador serio, politólogo, o hasta un prestidigitador son capaces de adelantar un resultado. Son tantas variables en juego que es difícil a estas alturas poder pronosticar el sentido de los votos de millones de mexicanos que ese domingo saldrán a votar.

Si se evalúa al Gobierno de López Obrador bajo tres variables que están incidiendo en nuestra vida cotidiana: pandemia, economía, e inseguridad, seguramente saldría más que reprobado. La economía es un desastre; el PIB se contrajo 9 por ciento el año pasado, la pobreza creció en 10 millones de mexicanos (según datos del Inegi) y el desempleo, formal e informal, no se recupera.

Por el lado de la pandemia en cualquier momento llegamos a los 200 mil muertos, cuando se dijo que el escenario catastrófico serían 60 mil. Se ha vacunado apenas al 2 por ciento de la población y estamos ya en marzo. No hay vacunas y con el ritmo de inoculación que lleva el Gobierno nos vamos a tardar hasta cinco años en terminar, según especialistas.

Si se toca el tema de la inseguridad no hay nada alentador al respecto. Los datos duros hablan por sí solos. Las masacres continúan siendo algo común y corriente en el México de la tan cantada Guardia Nacional.

Estos tres temas son los que dominan la agenda nacional. Y en los tres las cosas no van nada bien. Sin embargo, el Presidente López Obrador mantiene altos índices de popularidad, según encuestas recientes. Su aprobación anda entre 50 y 60 por ciento.

Por otro lado, la oposición parece no existir o está hibernando. Malos fichajes, malos candidatos, pugnas internas, protagonismos innecesarios son los temas que dominan la escena del PRI y del PAN. Para colmo, los gobernadores de estos partidos parecería que ya hicieron un pacto con Morena para no intervenir en el proceso electoral.

Faltan todavía tres meses para la elección y pueden pasar muchas cosas. Pero hoy en día no hay un pronóstico claro de qué pueda suceder, particularmente con la integración de la Cámara de Diputados, que es lo que más le interesa a AMLO para mantener el control del presupuesto.