Avatar del Valeria Villa

Valeria Villa

Yoga*

LA VIDA DE LAS EMOCIONES

Valeria Villa
Valeria Villa
Por:
  • Valeria Villa

El último libro de Emmanuel Carrère debió llamarse Yoga para bipolares según el propio autor, porque arranca como una descripción detallada de su práctica de yoga vipassana y meditación, pero se pone interesante cuando aborda un quiebre depresivo con pensamientos suicidas, que lo lleva a internarse en un hospital psiquiátrico durante cuatro meses. La sinceridad con la que el escritor nos cuenta quién es, incluyendo su diagnóstico como bipolar del tipo II, conmueve, estruja y hace de la segunda parte de este libro, un documento clínico fascinante, que invita a pensar en la importancia del diagnóstico psiquiátrico y de aceptar que algunos son más infelices que otros por sus estructuras de personalidad. Aquí van algunos párrafos bellos y verdaderos de Carrère:

“Al cabo de tantos años de vagabundeo sentimental creía haber llegado a puerto. Creía que mi amor estaba al abrigo de tempestades. No estoy loco. Se bien que todo amor está amenazado.”

“Freud tiene una segunda definición de salud física y es que ya estás a salvo del infortunio neurótico, solamente expuesto a la desdicha ordinaria. El infortunio neurótico es el que se fabrica uno mismo, en una forma horriblemente repetitiva: el ordinario es que te reserva la vida de formas tan diversas como imprevisibles.”

“Tengo un talento excepcional para convertir en un infierno una vida que lo posee todo para ser dichosa y no permitiré que nadie hable a la ligera de este infierno que es real, terriblemente real.”

“Me gustaría pensar en otra cosa que lo que pienso porque lo que pienso es vacuo, repetitivo, patéticamente egocéntrico. Me gustaría tener pensamientos más dignos, pensamientos de los que pudiera enorgullecerme, pensamientos altruistas. Me gustaría ser un hombre bueno, volcado en los demás, pero soy un hombre narcisista, inestable. Quisiera ser un poco menos ignorante, un poco más libre, un poco más amoroso, un poco menos lastrado por mi ego.”

“A pesar de todos mis esfuerzos por alcanzar el estado de quietud y ensimismamiento beatífico, he conocido más a menudo ese abismo en el hueco de la vida que se llama depresión o locura.”

“La taquipsiquia es como la taquicardia pero para la actividad mental. Los pensamientos son erráticos, discontinuos, estridentes. Se agitan en todos sentidos demasiado rápido. Se arremolinan, hieren, me enloquecen (…) desde que soy adulto, me he visto como una persona un poco más neurótica de lo normal lo que ha hecho que mi vida sea un poco más infeliz de lo normal (…) pero fui feliz 10 largos años.”

“La gran derrota es olvidar y sobre todo es lo que te mata. Sirve tomar conciencia de que pienses lo que pienses, hagas lo que hagas, no puedes fiarte de ti mismo porque dentro de un mismo hombre hay otro y los dos son enemigos.”

“¿Quién he deseado ser? Un hombre estable, un hombre sereno, un hombre en el que puedes confiar, un hombre bueno, un hombre amoroso. Porque lo verdadero, la esencia de este combate, la única esencia de la vida es la capacidad de amar.”

*Emmanuel Carrère, Anagrama, 2021