Consulta y Santa Lucía van porque van

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

Inútiles e ignorados han sido, hasta hoy, los cuestionamientos, críticas y señalamientos jurídicos y constitucionales que se le han hecho al Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sobre la ilegal consulta aeroportuaria que se iniciará mañana y continuará hasta el domingo, sobre si las obras del NAIM deben o no ser canceladas o se construyen dos pistas en la base militar de Santa Lucía y se reacondicionan las terminales de la CDMX y de Toluca.

El tabasqueño asegura que si se suspende la construcción en Texcoco, “no hay nada que temer porque no pasará nada”, ni interna ni externamente: sin embargo, quienes voten a favor de Santa Lucía, a querer o no, serán corresponsables de las consecuencias que eso origine por la desconfianza de inversionistas nacionales y extranjeros en cualquier obra futura y de un eventual colapso financiero y económico en el país.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Entre los militantes y legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional que están en desacuerdo con el Presidente electo sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México y que ejercen su derecho a opinar con libertad, como se los pidió el mismo Andrés Manuel López Obrador, destaca uno de ellos que conoce y sabe de ese caso.

Es el senador morenista Higinio Martínez, presidente de la Comisión de Comunicaciones de la Cámara alta y dos veces alcalde de Texcoco, el municipio del Estado de México en el que se construye esa terminal aérea, que en su campaña electoral el entonces candidato de la coalición Juntos Haremos Historia prometió que sería cancelada.

Rechazó el ahora legislador que vaya a haber un “ecocidio” por esa obra o que vaya “a desaparecer” el Lago de Texcoco porque éste, dijo,  desapareció desde hace 300 años y lo que quedó fue un lago de aguas grises, el Nabor Carrillo, que se alimenta de drenaje y de los ríos de aquel municipio y los de Teotihuacan y Chicoloapan, que han estado contaminados por años.

Opiniones similares de morenistas se han hecho públicas en víspera del inicio de la consulta, mañana jueves, la que a pesar de su ilegalidad señalada por juristas, constitucionalistas y académicos, y reconocido hasta por legisladores y militantes de Morena, se llevará a cabo este fin de semana en 538 de los más de dos mil 500 municipios del país en los que se instalarán mil 73 casillas.

O sea que una megaobra como la del NAIM, moderna, amplia, funcional, cara sí, pero que le permitirá al país un flujo turístico internacional relevante y la obtención de cuantiosos recursos, será decidida no por funcionarios, técnicos y empresas especializadas en aeronáutica, sino por muchos que no conocen un aeropuerto ni tampoco  han viajado en avión.