Coordenadas filosófico-ideológicas de la Cartilla moral

Indignación y transformación
Por:
  • guillermoh-columnista

1.- En 1944, México tenía dos grandes filósofos moralistas: Antonio Caso y José Vasconcelos. ¿Por qué entonces Jaime Torres Bodet, secretario de Educación Pública, prefirió pedirle a Alfonso Reyes, que no era ni filósofo ni moralista, que redactará la Cartilla moral?

2.- Después de una década en la que el gobierno había impuesto en las escuelas una moral de orientación marxista, Torres Bodet tenía la delicada misión de ofrecer una nueva moral.

3.- La moral marxista de la SEP sostenía las siguientes tesis: A) Todo lo que existe es material, no existe el espíritu. B) Lo moral, como todo lo cultural, es una superestructura de lo económico. C) A la moral burguesa hay que oponer una moral proletaria desde la trinchera de la lucha de clases.

4.- La elección de Caso hubiera sido provocadora. El principal oponente de la orientación marxista de la educación pública en México había sido Antonio Caso. No podía Torres Bodet pedirle a Caso que escribiera la Cartilla moral sin generar reacciones de las fuerzas de la izquierda, que todavía tenían mucho poder.

5.- La opción de Vasconcelos, mentor y antiguo jefe de Torres Bodet, tampoco era políticamente viable. Vasconcelos se había convertido en una figura demasiado polémica. El autor de la Cartilla moral no podía tener tantos enemigos.

6.- Si la Cartilla moral no se podía encargar a Caso o a Vasconcelos, el único intelectual mexicano con la autoridad personal e intelectual para redactarla era Alfonso Reyes, otro distinguido miembro del Ateneo de la Juventud.

7.- Reyes escribió una Cartilla moral que cumplió con el encargo de Torres Bodet: tenía que ir en sentido contrario a la moral marxista del régimen cardenista. Lo que se buscaba era hacer borrón y cuenta nueva.

8.- ¿Qué moral propuso Reyes? Puede describirse como una moral aristotélico-cristiana.

9.- Ni Caso ni Vasconcelos hubieran escrito un texto tan aristotélico. Sin embargo, como ha mostrado la Dra. Virginia Aspe en su importante libro Aristóteles y la Nueva España, hay una larga tradición aristotélica en la cultura mexicana. Trátase de un aristotelismo con características endógenas, que no debe confundirse con el escolasticismo tomista o neotomista.

10.- Me pregunto si ese otro estupendo conocedor del aristotelismo –y de la moral cristiana– que fue don Antonio Gómez Robledo hubiera escrito una Cartilla moral semejante a la de Reyes.

11.- En su Cartilla moral, Reyes defendió la moral cristiana –de una manera menos enfática en la que, seguramente, lo hubieran hecho Caso o Vasconcelos–. Sin embargo, no debemos confundir esa toma de posición con una sumisión a la doctrina moral de la Iglesia católica. Ni Reyes ni Caso y ni siquiera Vasconcelos (por lo menos en esos años) fueron monaguillos filosóficos del clero.

12.- Reyes sostiene la existencia del espíritu. ¿Acaso no pensaba lo mismo el apóstol de nuestra democracia, Francisco I. Madero?