2019, Año histórico

Coordinación frente a la emergencia
Por:
  • David Leon

Se termina el año 2019, el tiempo y la historia le darán su justo valor. Para mí, es uno histórico. Andrés Manuel López Obrador está cumpliendo 13 meses de gobierno y sin lugar a dudas México es un país diferente.

Mientras para algunos la democracia y el cambio eran urgentes, para otros representaban el fin de México. Atrás quedaron los apocalípticos pronósticos de algunos, que auguraban que el peso se devaluaría, la deuda crecería y la inflación haría cambiar los precios un día sí y el otro también.

¿Recuerdas todo lo que se decía? ¿No? Aquí algunas de las frases más mencionadas: “La relación con Estados Unidos estará enmarcada por el conflicto”; “nos convertiremos en tal o cual país que vive en crisis”; “entraremos en una crisis económica de gran magnitud” y “la incertidumbre devaluará el peso inmediatamente”.

Pues no, nada de eso pasó. Al contrario. El peso se vio fortalecido a lo largo de estos 13 meses. La deuda de México es menor que al inicio del sexenio. La relación con Estados Unidos es de cooperación y respeto. La inflación se mantiene en niveles normales. Además, poco nos parecemos a aquellos países que se solían poner como ejemplo negativo, somos México y estamos viviendo el primer gobierno realmente democrático de nuestra historia.

Mucho del pronóstico negativo de algunos se centraba en el sector económico; los resultados que nos deja el 2019 nos hablan de estabilidad y desacreditan el pesimismo con el que se quiso contagiar al electorado.

Sin embargo, la estabilidad económica no es el verdadero legado del 2019. A continuación detallo algunos de los aspectos más significativos del año que concluye: nos deja como herencia la recuperación del valor del servicio público, donde el verdadero incentivo de participar en él, no es el beneficio económico ni el privilegio del sector, sino el valor y el gusto de servir; a la corrupción, peor enemigo de nuestro país, se le combate en todos los niveles de gobierno y en los tres poderes; la austeridad es una realidad, donde sin sacrificar la labor prioritaria de las instituciones, se terminaron los gastos excesivos de los que disfrutaban unos cuantos; existe máxima publicidad y transparencia de todos los temas que nos ocupan; el Presidente atiende de primera mano las prioridades, él está a cargo y se acompaña de mujeres y hombres que lo ayudan en la tarea de gobierno; el Gobierno, que verdaderamente se encontraba al servicio de unos cuantos, hoy ha recuperado su vocación a través de la cercanía con la gente, representado por el Presidente de México que tiene signado su único compromiso, con el pueblo, no con unos cuantos.

Pensar que todo está hecho y se encuentra resuelto es erróneo. Tenemos mucho trabajo por hacer todos, como un solo equipo desde la trinchera que ocupamos. En el servicio público debemos redoblar esfuerzos para consolidar la transformación y lograr avances significativos tanto en el terreno de la seguridad como en el crecimiento económico.

El 2019 pasará a la historia como el año en que México vivió su primer Gobierno realmente democrático y en el que recuperó la esperanza de ser el país que siempre soñamos.