Demasiado pronto

29LR3296
Por:
  • jorgeernestow-columnista

América sigue implacable y tras juntar 22 juegos oficiales sin derrota, incluyendo Copa, da la sensación de ser el principal rival a vencer en la Liga mexicana.

Los de Miguel Herrera, pese a las bajas de Lainez e Ibarra, y la inminente salida de Cecilio Domínguez, además de las lesiones de Roger Martínez y Mateus Uribe, han sabido mantener su buen nivel y arrancar el Clausura 2019 con la fuerza con la que terminaron el Apertura 2018.

Por eso, muchos anticipan una plácida coronación americanista. Sin embargo, olvidan que a veces estar tan bien, tan pronto, no es lo mejor.

No son pocos los equipos que arrancan arrasando y pierden vuelo en la recta final; llegan a la Liguilla en declive y pagan el precio. Apenas Cruz Azul se unió a ese club, el torneo pasado.

El propio América, en 2005 vivió algo parecido. Las Águilas de Mario Carrillo se coronaron en el primer semestre del año (Clausura 2005) y comenzaron el Apertura con todo, llegando a acumular la mayor racha positiva, no sólo de la franquicia americanista, sino de toda la historia del futbol mexicano, al juntar 28 juegos sin derrota.

Ese equipo parecía imparable, pero apenas en los Cuartos de Final, una mala tarde en el Estadio Azteca, frente a los Tigres, le significó una eliminación prematura e inesperada; y un equipo que parecía de época empezó a desmoronarse.

El formato de competencia de la Liga mexicana no ayuda a que la regularidad reciba su justo premio y en torneos cortos cuesta mucho que un equipo logre mantener un mismo nivel de principio a fin.

América parece consolidar un equipo, lo que no es poca cosa, pero falta mucha historia por contar. Todo a su tiempo. Y lo mismo aplica para el sorprendente Guadalajara.

[caption id="attachment_859796" align="alignnone" width="1417"] Jugadores del América celebran el gol de Insaurralde, el sábado pasado.[/caption]