El coronavirus y los mercados bursátiles

CONTRAQUERENCIA

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Hace apenas una semana comenzaron a fluir noticias sobre el brote de un nuevo virus de la familia de los coronavirus, en la ciudad de Wuhan, China, el cual ya había cobrado algunas víctimas, y cuya transmisión -confirmado en el transcurso de los días- podía darse entre personas.

En ese momento, sin un pronunciamiento por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno chino adoptó medidas drásticas para tratar de contener la rápida propagación de brote y evitar una pandemia. Entre ellas, China suspendió las celebraciones del año nuevo lunar e impuso cierres parciales o totales a toda actividad en una veintena de ciudades, lo cual actualmente mantiene en cuarentena a alrededor de sesenta millones de personas -el equivalente a la mitad de la población de México-, el aislamiento de población más grande de la historia.

El pánico ante las posibles consecuencias económicas que podría traer, contagió a los mercados financieros mundiales, cuyos efectos se resintieron desde el viernes pasado, con la contracción de las bolsas en occidente. Y ante el aumento de víctimas y la rápida propagación del virus a lo largo del fin de semana, la tendencia en las bolsas se agudizó el lunes pasado, con espectaculares caídas de los principales indicadores bursátiles, mismos que se mantuvieron en rojo a lo largo de toda la jornada, derivado del temor de que el coronavirus pudiera representar una emergencia mundial de salud.

Parte del impacto negativo en las bolsas se relaciona directamente con la operación de conglomerados internacionales con filiales y centros de operación en China, entre los que destacan aerolíneas, empresas de servicios y del ramo turístico, que se han visto directamente afectadas por la cancelación de miles de viajes y vuelos desde y hacia el país asiático. Igualmente, diversas empresas multinacionales han suspendido operaciones en varias ciudades chinas, como medida de protección para sus empleados. Sin embargo, el temor de que surja una crisis de salud mundial, ha arrastrado de forma generalizada a otros sectores sin mayor justificación, aun sin tener relación alguna con los mercados asiáticos.

Esta situación representa un nuevo retroceso a la estabilidad alcanzada en el mercado asiático y, particularmente, del chino, luego del reciente anuncio de la primera fase de un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos que daba un respiro a la prolongada guerra arancelaria en la que se enfrascaron ambos países a lo largo de 2019, que puso en jaque en más de una ocasión a los principales mercados financieros del mundo.

Mientras se desarrolla una vacuna para hacerle frente, al momento, se contabilizan más de 170 decesos provocados por el coronavirus y las cifras de contagios en China rondan los 8 mil casos. Tras la reunión del comité de

emergencia de la OMS celebrada el día de ayer, en la que finalmente se declaró una emergencia de salud internacional, los mercados previsiblemente seguirán a la baja, pues los inversionistas operan con demasiada cautela a la espera del impacto que el virus podría tener en la economía mundial en el año que apenas comienza.

Eduardo Nateras

Eduardo Nateras

Politólogo por el ITAM. Experiencia en consultoría política y ámbito electoral. Analista político.
Twitter: @eNateras
eduardonateras@hotmail.com
Eduardo Nateras

Latest posts by Eduardo Nateras (see all)

Compartir