El daño moral por las Fake News

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:
  • antoniof-columnista

“El fin justifica los medios”

Frase atribuida a Maquiavelo

y que nunca dijo.

Desde el origen de la sociedad han existido noticias falsas, en el impero romano las utilizaban para desacreditar a sus enemigos, también entre las diversas religiones; a los primeros cristianos se les inventó que practicaban el infanticidio y el incesto, así como que fueron los autores del gran incendio de Roma en el año 64 de nuestra era.

Posteriormente, con la llegada de la imprenta, todo se desarrolló más rápido, además de la impresión de libros, revistas y periódicos, se imprimieron los llamados panfletos, que consistían en hojas pequeñas con un contenido falso con la intención de difamar la persona de alguien, también conocidos como libelos.

Durante la segunda guerra mundial la Alemania nazi de Adolfo Hitler, utilizó principalmente la radio como forma de acceder a las masas y a través de ella difundió todos tipo de falsedades, contra los judíos principalmente, proporcionando datos alterados sobre la economía del país y sus costumbres.

Las fake news son noticias falsas, elaboradas con un contenido pseudo-periodístico transmitido por medio de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y principalmente por medio de las redes sociales, con el exclusivo objetivo de desinformar y generar confusión, inducir al error, manipular la toma de decisiones, ya sea para un fin político, económico o tan solo para desprestigiar a una persona o a una institución.

Con el desarrollo de la redes sociales y en virtud de su rapidez para expandirse a través de ellas, las fake news se han propagado de forma exorbitante, siendo instrumentos de ataque y estrategia de campañas de desinformación masiva, y ante la falta de instrumentos de verificación de la certeza de la información, una gran parte de la población cae en el engaño y considera cierta y verdadera la información recibida y con base en ella decide, cuando en realidad es información falsa.

Una de las características de las fake news es que muchas veces no se sabe su origen, ni quien las genera; normalmente son empresas ocultas que ofrecen sus servicios por medio de empresas fachada, así tenemos el caso paradigmático de la elección en los Estados Unidos, la cual ganó Donald Trump, en la cual gran parte de la estrategia de su campaña estaba basada en noticias falsas que confundían a los electores y desprestigiaban a sus contrincantes.

Las fake news pueden causar un daño moral cuando atentan contra la reputación, vida privada, honorabilidad y consideraciones que se tenga sobre la persona, y en ese caso se puede presentar una demanda en la que se solicite la reparación del daño causado, el cual puede ser mediante el pago de una cantidad de dinero, cuyo monto debe estar fundamentado en un estudio económico de la afectación sufrida, con ello el juez debe condenar al generador de la noticia falsa que causó el daño moral.

Afortunadamente es más frecuente que se presenten demandas por daño moral en nuestro país y los tribunales han adquirido más experiencia en este tipo de juicios, lo cual puede generar que disminuya el número de fake news, pero para ello hay que demandar cada vez que nos generen un daño moral y fomentar la cultura del respeto y la verdad.