Elecciones 2019 y Día de la Libertad de Expresión en México

Coronavirus entre nosotros
Por:

Reparto la colaboración en dos temas: la reciente jornada electoral y la próxima “celebración” del Día de la Libertad de Prensa y Expresión.

Pronósticos confirmados. Morena ganará dos asientos más en la CONAGO (Baja California y Puebla). El PAN pierde su más simbólico bastión, Baja California, después de 30 años. Miguel Barbosa se hace con la gubernatura de Puebla, pésele a quien le pese. El PAN, aunque pierde dos gubernaturas, saca buenos resultados en tres estados (Aguascalientes, Durango y, particularmente, en Tamaulipas). Y lo más notorio y verdaderamente preocupante: la bajísima participación ciudadana, que en los mejores casos fue de 30%.

Reflexiones. La población actualmente está harta de políticos y partidos. Organizar elecciones estatales tan sólo un año después de las presidenciales es mala idea. En este sentido resalta la necia insistencia de Morena de tratar de ampliar los 2 años en los que se fijó transitoriamente el periodo de gobierno del Ejecutivo entrante en Baja California (de manera que las siguientes elecciones para gobernador coincidan con la federal intermedia, lo cual tiene toda lógica), para que quedara también de 6 años; pretensión que ya, de manera unánime, el Tribunal Electoral ha determinado que es notoriamente improcedente. Al INE hay que felicitarlo de nueva cuenta por la organización de la elección extraordinaria en Puebla y su labor conjunta con los OPLE en los demás estados. Y una última posible reflexión: si bien las elecciones nada más fueron en 6 estados, y en todos los casos se trataba de entidades gobernadas por el PAN (aunque el interinato en Puebla haya sido una imposición del PRIMOR), resulta muy notorio que el PRI prácticamente no figuró en estas elecciones.

7 de junio, muy poco por celebrar. La clasificación 2019 de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF) determinó, entre otras cosas, que en lo que va del gobierno de AMLO, México es el país más peligroso para ejercer el periodismo en América Latina y que, además, tenemos el dudoso honor de haber alcanzado a ¡Afganistán! en el número de periodistas asesinados. Artículo 19 ha señalado que van al menos 4 comunicadores asesinados, quienes estaban bajo el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, y que el Gobierno tiene un “discurso estigmatizante” contra la prensa, lo cual genera un perjuicio en la actividad periodística (destacando el caso de Reforma, receptáculo predilecto de las fobias presidenciales en materia de periodismo). Hace unos días se “filtró” una lista de periodistas y medios que recibieron recursos del gobierno anterior, sin duda buscando minimizar las críticas por el pésimo manejo del actual gobierno en el Sector Salud; algo que mediáticamente se vacunó bajo el ataque del #HampaDelPeriodismo. Los recientes ataques a Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (cibernéticos y a sus colaborares) por sus hallazgos, son de lo más deleznable. La descalificación permanente que se hace desde el púlpito presidencial al “periodismo fifí” profundiza la polarización del país, inhibe el pleno ejercicio de la libertad de expresión e incentiva las agresiones al gremio.