Arremete AMLO vs. exsecretario de Zedillo

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

El atroz asesinato de la pequeña Fátima se ha convertido no sólo en una “papa caliente” para el Gobierno de Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX, y su fiscal, Ernestina Godoy, sino que es aprovechado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador para  desatar otra de sus andanadas, lo mismo al responsabilizar de los feminicidios al neoliberalismo, que arremeter contra Liébano Sáenz, quien fue secretario particular del expresidente Ernesto Zedillo.

Lo acusó, igual que “a casi todos” los medios de comunicación de “oportunismo” y “zopilotear con el caso de esa niña de siete años y, sin venir al caso, recordar que cuando estuvo en la Presidencia “se aprobó el Fondo Bancario de Protección al Ahorro, el Fobaproa, lo que ha significado al día de hoy una deuda de dos billones de pesos  que benefició —aunque no lo dijo— a algunos de sus invitados a cenar en Palacio Nacional.

DE ESTO Y DE AQUELLO...

Ante el acoso gubernamental y morenista que enfrenta el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, quien lo denunció públicamente en un video difundido en noticiarios de televisión, se inició ayer en la Cámara de Diputados el registro de aspirantes a consejeros electorales para cubrir las cuatro vacantes que quedarán en abril.

Denunció que ese organismo “jamás había enfrentado un clima tan adverso, tan hostil en su contra como ahora”, y llamó a toda la estructura del mismo a cerrar filas en su defensa para que las elecciones federales que habrá el año próximo sean, una vez más, las mejores.

Esa tarea estará a cargo de Sergio Bernal, al que le dio posesión como nuevo director ejecutivo de Organización Electoral, quien será el responsable de la renovación de la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos estatales y mil 928 alcaldías.

Ante ese embate presidencial, que cada vez queda más y más claro a través de dirigentes y legisladores de Morena, algunos líderes de partidos de oposición que hoy se rehúsan a dar la cara y están bajo la mesa ante el riesgo de que les receten una mañanera —y se les amenace con “investigar” su pasado— y organizaciones civiles, jurídicas y académicas, se aprestan a defender al organismo electoral.

A toda costa, con el respaldo de su fundador, Morena se alista a apoderarse no solamente de las cuatro vacantes de 11 consejeros federales, sino la presidencia misma del Consejo General del INE, al desbancar a Córdova con una iniciativa que reduce de nueve a tres años el periodo de su gestión como consejero presidente para el que fue electo en 2014, lo que a querer o no, llegaría a poner en duda la validez de procesos y resultados.