Martes 19.01.2021 - 12:13

De Alberto Athié, primera renuncia en CNDH

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

Una de las primeras consecuencias de la tormentosa sesión del Senado de la República por la cuestionada elección de Rosario Piedra Ibarra, quien rindió protesta como nueva presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, fue la renuncia de Alberto Athié Gallo como presidente del Consejo Consultivo de ese organismo, a la que seguramente seguirán las de otros integrantes del mismo, inconformes con ese proceso, algunos de los cuales que, como él, aspiraron a ese cargo.

En una escueta carta dirigida a la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, la panista Kenia López, le dio a conocer su decisión y después declararía, como muchos otros representantes de organizaciones sociales, que con la activista, militante y excandidata de Morena a una diputación local, además de su cercanía con el presidente López Obrador, la CNDH deja de ser autónoma e independiente.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

A unas horas de que se cumpla el plazo para que la Cámara de Diputados apruebe el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año próximo, los miembros de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública no han podido reunirse para emitir el dictamen, ante la imposibilidad de entrar al recinto, cuyos accesos siguen bloqueados por grupos de organizaciones campesinas que exigen más recursos.

Éstos armaron ayer una verdadera campal, en la que se dieron con todo en las puertas de la sede cameral, luego de que algunos de sus dirigentes dialogaran con el líder de la mayoría morenista, Mario Delgado, con la intención de que sus demandas sean atendidas y que el también presidente de la Junta de Coordinación Política, así se los ofreciera, no sin advertirles las dificultades que prevalecen para reasignar partidas.

En su segundo día de asilo en México, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, ofreció una conferencia de prensa en la que arremetió contra la OEA, que tras una auditoría sobre la legalidad de las elecciones de octubre pasado, solicitada por el mismo mandatario, reveló haber encontrado “graves irregularidades” y recomendó que se convocara a un nuevo proceso.

Entre las respuestas que diera, Morales se quejó de que “le robaron la elección” y aseguró que la OEA, más que atender a los Estados Americanos, está entregada a servir “al imperialismo”, lo que coincidió con la andanada que el embajador de Estados Unidos ante ese organismo, Carlos Trujillo, rechazó que en el país sudamericano se haya registrado un “golpe de Estado”.

Al mismo tiempo, el diplomático estadounidense cuestionó, sin mencionarlo directamente, el asilo que el gobierno de México le brindó a Morales, al cuestionar la “hipocresía” de los Estados miembros que afirman respaldar la democracia y la no injerencia, dando “discursos moralistas” que después contradicen.