Miércoles 21.10.2020 - 16:37

Tras no quién la hizo, sino quién la paga

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

En el problema del desabasto de medicinas para niños con cáncer, que  tras varios meses, en vez de resolverse se ha agravado por denuncias y exigencias, que la tarde-noche del miércoles llegó a la violencia por el bloqueo en el aeropuerto de madres y padres de niños enfermos de ese mal que demandan que se ponga alto a las mentiras y engaños oficiales, tal pareciera que no se busca quién la hizo, sino quién la pagará.

Por un lado, en su mañanera del jueves, el Presidente López Obrador anunció que se indagará al director del Hospital Infantil de México, Jaime Nieto Zermeño, por “posible corrupción” en la adquisición de medicamentos, y, por otro, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, reveló que está abierta una investigación contra el jefe de Hemato-Oncología del mismo, Luis Enrique Juárez Villegas, como presunto responsable del desabasto de fármacos para niños con cáncer.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Algunas madres y padres de niños que padecen cáncer se preguntan ¿por qué en vez de ir a comunidades y municipios a monologar, el Presidente López Obrador no dedica un fin de semana a recorrer algunos hospitales de la CDMX, como el General o el Infantil de México, para que compruebe que no hay medicinas, como asegura, o le han hecho creer funcionarios del sector salud?

Ciertamente, no estaría por demás, después de lo sucedido la tarde-noche del miércoles en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, en donde algunas de ellas que participaban en un bloqueo para protestar por falta de medicamentos para sus hijos se enfrentaron a policías femeniles de la terminal aérea, cuando intentaron dispersarlas.

De lo contrario, esa insensibilidad gubernamental para atender demandas y reclamos ciudadanos, a las que se responde con violencia, de la que ni  fotógrafos y camarógrafos que cubrían esos hechos escaparon de ser también agredidos por el personal aeroportuario de vigilancia, va a provocar más enojo e indignación, y puede extenderse a otros sectores inconformes.

Habría que recordar que mientras los elementos de corporaciones policiacas capitalinas  se mantienen expectantes —por órdenes de sus jefes, inferioridad numérica o temor— cuando grupos de encapuchados se cuelan en las marchas y destruyen cuanto encuentran a su paso en calles del Centro Histórico y avenidas como Paseo de la Reforma, otros reaccionan con  violencia, como sucedió en el AICM contra madres y padres de familia, aun con hijos en brazos.

Descartado que a Tamaulipas  haya llegado una persona con coronavirus luego de haber estado en observación, en Jalisco y Michoacán se reportaron  tres posibles casos, dos en la primera entidad y uno en la segunda, los cuales se mantienen bajo estricta vigilancia  de las autoridades médicas de esos estados.