Lunes 18.01.2021 - 01:06

“Frida es un caso especial: se queda con sus entrenadores”

WhatsApp-Video-2020-01-20-at-21.50.46-1
Por:

En la ceremonia del “Día Internacional del Rescatista”, el pasado lunes, la Asociación de Agregados Militares, Navales y Aéreos acreditados en México entregaron la condecoración al mérito a la Unidad Canina de la Secretaría de Marina (Semar). Ese día, la perrita “Frida”, del cuerpo de rescate, pasó a la honrosa situación de retiro.

Titular de unidad canina de la Semar comenta que por lo general, los ejemplares se quedan con sus manejadores; en el caso de la labrador estará con los que asistieron en su crianza

La perrita labrador, de 10 años y dos meses de edad, cuenta con más de 50 rescates nacionales e internacionales, entre ellos el de 12 personas con vida, siendo el can con más experiencia de la Unidad.

En el ámbito internacional, “Frida” participó en el rescate de personas y cuerpos durante los terremotos en Haití y en Ecuador. En México apoyó luego de la explosión en la Torre de Pemex y en las labores de rescate en los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017.

Desde los dos meses de edad fue entrenada en actividades como la búsqueda de narcóticos y explosivos; sin embargo, destacó por sus cualidades en la búsqueda y rescate.

Platicamos con el teniente de navío José Refugio García Arellano, encargado de la Unidad Canina de la Semar, en donde se ha hecho un trabajo muy notable en la crianza, educación y formación de canes.

BB: ¿Tienen criaderos de perros?

JRGA: En el caso de la Armada, nosotros producimos nuestros cachorros, tenemos el Centro de Producción y Adiestramiento Canino; aquí nacen, aquí los seleccionamos, los entrenamos y los distribuimos a nivel de regiones, zonas y sectores donde son necesarios sus servicios. El perro juega un papel social y tiene un impacto psicológico muy importante; entonces, por actividades propias de la institución, utilizamos el pastor belga malinois, son perros muy rápidos,  hiperactivos, que nos facilitan mucho el trabajo; y en el caso de los labradores, generalmente este tipo de raza la utilizamos en acciones humanitarias, de apoyo a la población civil. Todavía tenemos algunos ejemplares de labrador que ocupamos para apoyo a la población civil, pero principalmente trabajamos con pastores belgas malinois.

[caption id="attachment_950058" align="alignnone" width="696"] El lunes, “Frida” pasó a situación de retiro como rescatista[/caption]

BB: ¿Cuánto tiempo tardan en entrenar un cachorro?; ¿cómo se hace?

JRGA: Tenemos perros de narcóticos, de explosivos, de búsqueda y localización de cadáveres, de restos humanos sumergidos en agua o enterrados; y perros detectores de numerario, de papel moneda le llaman. ¿Cómo lo hacemos o desde cuándo inicia el entrenamiento? Prácticamente desde que el perro nace; tenemos aquí, en el Centro de Producción, la oportunidad de producir nuestros cachorros y el trabajo se da en el momento preciso del parto; desde ese momento empezamos, como médicos veterinarios, a través de la atención del parto; posteriormente ya empiezan a interactuar, a tener contacto los entrenadores, los manejadores caninos, en un programa de socialización, desde que el cachorro nace hasta la edad de dos meses. Obviamente este contacto físico debe ser sin agresiones verbales, sin ningún ruido excesivo; y una vez que el cachorro llega a los dos meses es cuando es retirado de la mamá…

BB: ¿Con qué tipo de sustancias se entrenan estos cachorros?

JRGA: Los perros aprenden por asociación y, obviamente, por repetición de actividades que son agradables para ellos. Nosotros nos valemos de esas características y, sobre todo, del instinto de presa que tienen. Por condición natural, el perro va a perseguir todo lo que tenga movimiento, lo que se aleje, por la simple y sencilla razón de que constituye su presa; eso nos da a nosotros la pauta para utilizar la famosa pelota kong o cualquier otra pelota que constituye la presa del cachorro, su juguete. Una vez que nosotros lo tenemos ya a nivel de que a donde usted le aviente la pelotita, el perro va y me la trae, en ese momento incrementamos el nivel de posesión y el instinto de presa de ese cachorro y es tiempo de transferirle un olor característico a su juguete, a su atractor.

Desde 1996 nosotros utilizamos sustancias químicas, son obviamente comerciales y hay una gran variedad, un gran menú en el mercado internacional de estos productos para entrenamiento canino, y nos valemos de ellos; son sustancias o seudoaromas de narcóticos, de explosivos, de personas vivas atrapadas bajo diversos materiales, de cadáveres, etcétera. Recordemos que la capacidad olfativa del perro es impresionante y lo que detecta son estructuras químicas; de esa manera es como nosotros hacemos que trabaje un perro o que fije el olor característico, le repito, de narcóticos, de explosivos, de una persona viva atrapada bajo diversos materiales. En el caso particular de las personas vivas, obviamente estas sustancias semejan o tienen estructuras químicas parecidas a lo que libera una persona en situación de estrés; hablamos de mediadores químicos, noradrenalina, adrenalina, hormonas, etcétera, que en situación de estrés es lo que se libera, y es lo que el perro aprende a identificar por su olfato desde pequeño.

"(La edad) es un factor muy subjetivo, porque a los 7 años el perro ha adquirido mucha experiencia operativa, nada más que cuando llega a los 7 años notamos que empieza a disminuir su capacidad física”

BB: Esta semana retiraron con honores a la perrita “Frida”, ¿qué pasa con estos perros una vez que termina su servicio, que se retiran?

JRGA: En el caso particular de “Frida”, ella se queda aquí donde nació, aquí donde se entrenó; ella se queda definitivamente. En forma general nuestros perros, cuando son dados de baja por edad, porque haya concluido su vida útil, se quedan con el manejador; es tanto el vínculo que se forma, que se quedan con su manejador canino.

BB: “Frida” tiene también su manejador...

JRGA: Sí, pero “Frida” es una situación especial. Ella se va a quedar aquí, a cargo de todos y cada uno de nosotros, de todos los que integramos el equipo de producción y de entrenamiento de la Marina; somos médicos veterinarios, hay obviamente entrenadores caninos y durante el proceso de formación de los perros no nada más se utiliza un manejador, sino que son varios los entrenadores que por etapas intervienen durante el proceso de entrenamiento de un perro. El vínculo o el binomio canino se forma una vez que el perro ya es operativo, una vez que concluyó todo su entrenamiento; entonces ya está listo para ser transferido a alguna zona, región o sector naval donde sean necesarios sus servicios; y entonces ese perro ya entra a su vida operativa y a partir de ahí tiene ya un entrenador o un manejador canino definido, máximo dos, pero generalmente es uno solo el que se integra al binomio.

BB: ¿Cuántos años están los perros en activo?

JRGA: Es un factor muy subjetivo, porque a los siete años el perro ha adquirido mucha experiencia operativa; recordemos que el olfato es como todo órgano, se desarrolla, se perfecciona; entonces, a través de todo este tiempo el perro adquiere una capacidad olfativa bastante efectiva y de ahí se sigue empleando para el trabajo operativo, nada más que cuando el perro llega a los siete años notamos que empieza a disminuir su capacidad física, su nivel de concentración, y esto es un deterioro normal que todo organismo sigue.

BB: De los cachorros que nacen por camada, ¿cuántos realmente son aptos para ser entrenados y realizar este tipo de trabajos?

JRGA: Nosotros tenemos un índice de efectividad bastante bueno: de 10 cachorros que nacen, siete nos funcionan perfectamente bien; obviamente esto ya viene siendo un trabajo de muchos años; traemos una línea de mejoramiento genético y, sobre todo, que la institución nos da la oportunidad de trabajar con estos perros todo el tiempo, desde que nacen hasta los ocho meses, que termina su entrenamiento, y eso nos permite incrementar nuestro índice de efectividad en la selección y en el entrenamiento de nuestros perros.

BB: ¿Como trabajaba “Frida”?

JRGA: Una vez que ya están en una situación real, se transforman. Su nivel de concentración de que lo hacen en una forma bastante seria, pues realmente no da pauta a que el perro se distraiga o que se me vaya o que agarre algún otro objeto; no, trabajan en forma muy formal.

BB: Decía usted que es muy importante que una vez que ya está trabajando un perrito de éstos, se esterilice.

JRGA: Sí; recordemos que el instinto sexual no puede ser eliminado, no se puede eliminar; lo puede usted controlar, pero jamás eliminarlo. Entonces, si nuestros perros o un perro de trabajo no es esterilizado, obviamente cuando una hembra esté en celo o un macho sea percibido también por una hembra, pues todo nivel de entrenamiento se va a romper, por muy bien entrenado que esté el perro, ése va a ser un factor de distracción y eso disminuye la eficiencia del perro. Por esa razón, nuestros perros de trabajo son esterilizados a la edad de cinco meses, aproximadamente.