Habrá más amparos por Santa Lucía y Texcoco

Diálogo de legisladores con la cúpula empresarial
Por:

Poco más de 130 abogados, todos ellos socios de importantes despachos, aceptan el reto presidencial de enfrentarse en los tribunales, ante la cerrazón oficial. Son los que han obtenidos varios amparos de jueces federales, que podrían retrasar la construcción del aeropuerto de San Lucía.

Por ejemplo, un juez federal en Estado de México otorgó dos suspensiones definitivas contra la construcción del nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucía. Uno de los recursos que se dieron impide la cancelación de la construcción del aeropuerto en Texcoco. Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador reviró a la Barra Mexicana del Colegio de Abogados, “que no lo van a callar”, aquella lo acusó de violar el Estado de derecho al pronunciarse sobre los amparos que frenaron Santa Lucía.

AMLO dijo que solo “ejerce su derecho de manifestación” y son colegios y barras de abogados los que están dispuestos a pelear en los tribunales, las obras que no cumplan con las normas en materia ambiental, aérea o de cualquier tipo.

Martí Batres ha hecho muy buen trabajo, pero ello no impide que haya un sondeo sobre quien presidirá la mesa directiva del Senado, platica Ricardo Monreal. Lo respetamos mucho, y vamos a ver qué decisión toma el Grupo, es mi amigo, es mi camarada”.

Nadie sabe si el tema de Batres surgió ayer en la conversación que tuvo Monreal con Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional. Lo único que dijo el zacatecano es que en ese encuentro le fue muy bien.

Los nombramientos de la Junta y el Consejo Directivo de la Reforma Educativa, de la Educación, de la mejora continua de la educación, quienes tendrán que presentar resultados pronto. Lo único cierto es que la iniciativa de ley para revocar el mandato presidencial no entrará en este periodo de sesiones, no existen condiciones para que los legisladores oposición se sumen a este proyecto que le interesa mucho al presidente. Por cierto, López Obrador propuso el 21 de marzo para que en esa fecha se lleve a cabo ese proceso.

Sin embargo, diputados y senadores de la oposición saben que esa fecha le daría al Ejecutivo ventajas, al poder realizar una larga campaña apara posesionar a los candidatos a diputados de Morena y eso no lo quiere nadie.

El coordinador de la bancada mayoritaria comentó que la mañana del lunes se reunió en Palacio Nacional con el Presidente de la República. Al mandatario le informó, que el Grupo Parlamentario de Morena inició su Reunión Plenaria en la que se integrarán 14 temas de su Agenda Legislativa que se discutirán y posiblemente aprobarán durante el Periodo Extraordinario que inicia mañana y terminará el próximo viernes.

El también presidente de la Junta de Coordinación política, destacó que el tema prioritario será la discusión y ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), cuyo dictamen fue aprobado por unanimidad en comisiones unidas el viernes pasado.

“Vimos la agenda en general, obviamente (el T-MEC) está en el Periodo como tema prioritario… va a generar estabilidad, confianza en los mercados financieros internacionales y en el mercado interno nacional. Es un buen anuncio porque nosotros estamos demostrando que queremos avanzar en el mercado internacional”.

Como parte de su nueva estrategia de negocios, Petróleos Mexicanos (Pemex) definió como su objetivo prioritario detener y revertir la caída de producción de petróleo, para lo cual lleva a cabo un récord histórico de inversión para el desarrollo de 20 nuevos campos petroleros.

Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador de la bancada de 15 senadores del PRI, pero con la experiencia de haber sido el secretario de Gobernación del Gobierno anterior, y por ello el encargado de la política y acciones de migración del régimen anterior, considera que el equipo de gobierno está sufriendo de tener un jefe que un día declara puertas abiertas a migrantes centroamericanos y el otro manda a todos a cerrarlas.

“Al inicio de esta administración abrieron la frontera sur. Dijeron: nuestra política pública en materia de migración es abrir las fronteras. Y ahora quieren revertir eso. Y les va a costar mucho trabajo, porque quienes vienen de Centroamérica, ya saben que hay frontera libre. Ese es el primer problema.