Balance 2019: lo nacional

Coronavirus entre nosotros
Por:
  • horaciov-columnista

Como suelo hacer en este espacio, dedico las colaboraciones cercanas al cambio de año para hacer un balance de lo que, a mi juicio, fue lo más relevante del año que termina, tanto en el ámbito internacional como en lo doméstico. Ahora, el recuento nacional.

Mexicanos ganadores. Si bien ya había ganado en otras ocasiones, y en este mismo año, el premio Óscar, Alfonso Cuarón le dio al país, por primera vez en la historia, la estatuilla a mejor película por la multigalardonada Roma. Elisa Carrillo ganó el premio más importante en el mundo del ballet, el Benois de la Danse. Luto y conmoción en el mundo de la música por la muerte del ícono José José.

Conflictos y protestas. Fuertes manifestaciones de mujeres, ante la justificadísima exigencia de condiciones de seguridad y una vida libre de violencia de género, frente a un Estado incapaz y desbordado. Y para que no se olvide cuán conservadora y retrógrada sigue siendo una parte del país, la hoy célebre y polémica pintura de Fabián Cháirez, de Emiliano Zapata, sacó a relucir la misoginia y homofobia que está tan a flor de piel en buena parte de la sociedad mexicana, así como la debilidad de Bellas Artes, al permitir “arreglos” que atentan contra la libertad de expresión, entre otros derechos.

Juicios en Estados Unidos. El que condenó a cadena perpetua a Joaquín Guzmán, y el que viene, contra Genaro García Luna.

Evaluación gubernamental. Dentro de las cosas positivas, habría que señalar el programa piloto para trabajadoras del hogar, la seguridad social para parejas del mismo sexo, la aprobación del nuevo tratado comercial de Norteamérica y la interlocución con los familiares de los 43 de Ayotzinapa. Dentro de las criticables o francamente negativas: la cancelación del aeropuerto de la CDMX; el mayor empoderamiento político de las Fuerzas Armadas, a la vez que se les imponen restricciones que han sido motivo de ultrajes públicos; el crecimiento cero de la economía; la cancelación de estancias infantiles y la crisis de abasto de medicamentos y vacunas; el incremento generalizado de la violencia; el abandono del papel protagónico de México en el ámbito internacional; la política militarizada hacia los migrantes, producto de los designios de Donald Trump; la exoneración de Manuel Bartlett; los lamentables sucesos de la matanza de Minatitlán; la negligencia que dio lugar a la tragedia de Tlahuelilpan; el operativo fallido del 17 de octubre en Culiacán y la matanza de los Lebarón. Lo particularmente grave: fomentar cada mañana la polarización y el avance antidemocrático, reflejado en los ataques permanentes a quien no comulga con el proyecto gubernamental y a los Poderes del Estado, donde no tiene afinidades y control el lopezobradorismo, a través de nombramientos que carecen de las capacidades técnicas mínimas para desempeñar los cargos, o directamente tienen severos conflictos de interés y/o legalidad, siendo el más lamentable el de la titular de la CNDH. Aquí mismo se debe circunscribir la complacencia ante la “Ley Bonilla” o los embates presupuestarios y políticos para minar las viabilidad del Instituto Nacional Electoral.