Valverde y lo que viene…

29LR3296
Por:

Líder de la Liga y de su grupo en la Champions League, la actualidad del FC Barcelona paradójicamente no invita en absoluto al optimismo. Los resultados no logran tapar tremendas carencias futbolísticas.

Reincidentes exhibiciones de tremenda pobreza futbolística, ante rivales como Granada, Levante o Slavia Praga, o triunfos conseguidos con el evidente auxilio de la diosa fortuna, ante Inter de Milán o Sevilla, dejan ver que, pese al “trabuco” armado ,la calamidad está a la vuelta de la esquina para uno de los equipos más poderosos del planeta, y otro papelón como lo sufrido ante Liverpool o Roma se deja anticipar.

El señalado, como suele ocurrir, es el entrenador, en este caso un buen tipo como Ernesto Valverde, que tiene a su favor muy buenos números, pero que no ha sido capaz de sacarle, ni remotamente, el máximo provecho a los tremendos recursos de los que dispone. Su Barcelona no ha sido dominante ni ha lucido verdaderamente poderoso.

El cuadro blaugrana ya no maravilla como con Guardiola, ha perdido volumen de juego tras los retiros de Xavi e Iniesta, y hoy parece depender sólo de sus individualidades.

Obvio, tipos como Messi, Suárez o Griezmann pueden ser demoledores y con buen tino arrasar a rivales de mediano o bajo nivel, pero para citas de mayor envergadura Barcelona necesita mejorar su funcionamiento, en todas las facetas del juego, porque defensivamente, Marc Ter Stegen ha sido el mejor elemento del Barcelona, que pocas veces tuvo en su portero a un tipo tan determinante, y adelante queda claro que ni Messi puede solo.

Nunca me ha gustado pensar que un cambio de entrenador sea la solución a todos los males de un equipo, y aunque en el Barcelona también hay un grave distanciamiento entre jugadores y directiva, esta vez parece que cesar al técnico sería lo indicado. Pero tomar esa decisión requeriría de un valor que no detecto en quienes mandan en el club. Cuando lo hagan, tal vez sea demasiado tarde.