Miércoles 25.11.2020 - 01:56

La responsabilidad por usar armas de fuego

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:

“En medio de las armas, las

leyes enmudecen”

Cicerón

En todas las actividades que desarrollamos existe siempre algún tipo de responsabilidad; desde manejar un auto, publicar este artículo y con mucho más consecuencias cuando se tiene una arma de fuego; por ello la doctrina ha clasificado primeramente dos tipos de responsabilidades: la contractual, que deriva del incumplimiento de un contrato; y la extracontractual, que se origina por el incumplimiento de la ley.

El país con la mayor tradición para poseer armas de fuego es Estados Unidos, la cual viene desde la llegada de las primeras colonias inglesas radicadas en Norteamérica, legalizándose en la Constitución de 1776 y, finalmente, en la segunda enmienda de 1791 se estableció de manera definitiva el derecho a poseer armas; no obstante, en 2010, y ante los constantes tiroteos de civiles, algunos Congresos locales trataron de legislar la prohibición de las armas. La Corte Suprema de Estados Unidos se pronunció porque ninguna ley estatal o local puede restringir el derecho a poseer y portar las armas que otorga la segunda enmienda.

En este contexto se ha desarrollado una gran industria armamentista, la cual cabildea constantemente para mantener sus privilegios millonarios, ya que se considera que en el mundo existen 875 millones de pequeñas armas, de las cuales, 270 millones están en manos de los estadounidenses, aunadas a las armas de alto poder las cuales únicamente en Estados Unidos son de libre adquisición, haciendo que haya 120 armas por cada 100 habitantes; mientras que en Inglaterra y España es de 7.5 armas por cada 100 habitantes.

En los últimos años, diversas instituciones han realizado estudios para determinar las causas de los tiroteos de civiles contra civiles, y la única constante que se encontró es el gran cúmulo de armas en un país, pues ni las drogas ni los problemas psicológicos, o los videojuegos violentos, han reflejado un alto nivel de violencia por el cual se hayan generado las masacres; la variable constante es el número de armas en la sociedad y su libre acceso.

Asimismo, los estudios realizados indican que del ciento por ciento de los tiroteos en el mundo, treinta y uno por ciento se ha producido en Estados Unidos; por ello hay que pensar que poseer una arma implica una responsabilidad mayúscula, la cual  se denomina responsabilidad objetiva y que se genera  por su simple posesión, de la cual muchas veces no medimos el riesgo.

Los tiempos han cambiado; las redes sociales han ayudado a multiplicar y congregar a los grupos de intolerantes y racistas que, con un poco de motivación e información falsa en contra de los inmigrantes, han generado un caldo de cultivo propicio para las masacres. Por ello ya es tiempo de cambiar las leyes permisivas.