Martes 19.01.2021 - 05:10

El presidente, la rifa y los empresarios

AT, o pollitos en fuga
Por:

Este jueves por la tarde el presidente Andrés Manuel López Obrador recibirá al pleno de la representación empresarial donde se espera que formalmente les solicite a todas las cámaras y asociaciones convoquen a sus agremiados a comprar 4 millones de los 6 millones de boletos de la rifa del Avión Presidencial, lo cual supondrá un desafío político para esas instituciones y otro reto para Alfonso Romo en su capacidad de mediar ante un sector privado que mira con preocupación el rumbo económico.

La caída de todos los componentes del Índice de Confianza Empresarial durante el mes de enero que publicó ayer el Inegi, de Julio Santaella y la reducción a 1% de las expectativas de crecimiento del PIB entre expertos consultados por Banxico, de Alejandro Díaz de León, son el gran telón de fondo de la reunión de mañana.  Si bien la rifa del TP01 es una promesa de campaña, los recursos que se puedan acopiar no resolverán los requerimientos presupuestales del país (cubre, como se ha escrito aquí, 15 días del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro); pero tampoco es una suma inalcanzable pues cada empresas formal solo gastaría en promedio 2 mil pesos en comprar los boletos para la rifa que se efectuará entre el 5 o 10 de mayo próximo y así desahogar parte de la agenda presidencial.

¿Y si no compran? Visto de cerca, el sorteo del TP01 no es una solución ni un problema financiero de magnitudes epopéyicas. El asunto es otro y es básicamente político. Los 4 millones de boletos trasladan la problemática política a líderes como Carlos Salazar, del CCE; a Francisco Cervantes, de Concamin; Enoch Castellanos, de Canacintra; a Vicente Yáñez, de ANTAD; los fabricantes de alimentos y bebidas industrializados CONMexico, a cargo de Jaime Zabludovski; la CMIC, de Eduardo Ramírez; los comerciantes y turisteros en Concanaco-Servytur, de José Manuel López; Coparmex, de Gustavo de Hoyos; ABM, que preside Luis Niño de Rivera; CNA, a cargo de Bosco de la Vega; Comce, de Valentín Diez Morodo o AMIS, que lleva Recaredo Arias, en principio todos ellos convocados a la reunión de mañana.

Ellos tendrían que ofrecer a sus agremiados comprar boletos en momentos de recesión y pérdida de confianza, empeñando en ello el carácter institucional y no partidista de las agrupaciones; es probable que entre sus agremiados ya sean constructores, comerciantes o fabricantes, haya quien se niegue a comprar.

Así que la tarea de Alfonso Romo, para que el plan presidencial fructifique y no se catalice en una muestra numérica de descontento empresarial, será convencer de que las cosas mejorarán de inmediato aprovechando la cena que se habría convocado para esta noche.

… Y sin embargo se mueve. Donde existe más confianza es en los trabajos de exploración y producción petrolera. La nueva es que Shell de México, representada por Pablo Tejera, acordó con Grupo R, de Ramiro Garza, el arrendamiento de la Plataforma Muralla IV para exploración en Aguas Profundas del Golfo de México. Y es que la compañía angloneerlandesa busca apresurar sus trabajos de perforar tres pozos a partir del tercer trimestre de 2020 apoyándose en una creciente integración de contenido nacional. Dos grandes marcas y dos grandes equipos trabajan unidos por un mismo país.