Metamorfosis y supervivencia

Fervor botanero
Por:

El paso del tiempo lo cambia todo. En la ciudad, la transformación es notable. La mayoría de las viejas construcciones son destruidas para dar paso a otras más modernas, eficientes y rentables. Muchas edificaciones centenarias en pie se usan con fines distintos a los que fueron creadas. Tal es el caso del Palacio Negro de Lecumberri, inaugurado en 1900.

Este célebre edificio transitó de custodiar a criminales y presos políticos, a resguardar documentos históricos. Como Archivo General de la Nación dejó atrás su oscuro pasado. Ahora los visitantes, ajenos al sufrimiento que ahí se vivió, se dedican tranquilamente a la consulta de expedientes. Quizá los más sensibles experimenten cierto desasosiego, producto de la energía que el expresidio,

según algunos, aún encierra.

La restauración de antiguos inmuebles les permite vivir por muchos años más para solaz de los chilangos.

[caption id="attachment_818547" align="aligncenter" width="1262"] Fotografía: Miles de historias se tejieron dentro de sus muros en sus primeros 70 años; ahora guarda una infinidad de ellas en su nueva faceta[/caption]