Nuevos partidos mismos programas

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:

Después del apabullante triunfo de Andrés Manuel López Obrador, y la estrepitosa derrota del Partido Acción Nacional (PAN), del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), con porcentajes muy bajos de votación, los vencidos han emprendido la reestructura para estar en posibilidades de competir.

El PRI eligió nuevo presidente, en una elección que nada tuvo de democrática, donde además este nuevo presidente es cuestionado por su cercanía con AMLO, y sin hacer ningún estudio de la derrota para corregir el camino, dejando fuera las corrientes críticas del partido, por ello varios de sus militantes renunciaron. No sabemos hacia dónde va con su nueva dirigencia, pero parece ser que será un opositor oportunista.

En lo que respecta al PAN, antes de las elecciones presidenciales se había fracturado con la salida de Felipe Calderón y Margarita Zavala, quien se inscribió como candidata independiente, y ante el poco apoyo renunció a su candidatura, ahora el PAN, sin la directriz de Ricardo Anaya, su presidente Marko Cortés no tiene una ruta clara hacia dónde se dirige, tampoco han realizado ningún análisis de la derrota de su candidato, ni tampoco han curado las heridas con los grupos antagónicos al grupo de Anaya, por lo que se pronostica que su crecimiento electoral sea mínimo, si no es que incluso disminuya debido a que algunos de los seguidores se vayan al nuevo partido que están creando Felipe Calderón y Margarita Zavala.

Por lo que toca al PRD, después de la cuestionada alianza con el PAN, aunado al bajísimo índice de votación en el 2018, han emprendido una nuevo camino con el proyecto denominado Futuro 21, en el cual se integran expriistas como José Narro y la corriente del PRD de los llamados Chuchos, con Jesús Ortega y Jesús Zambrano, como principales promotores del cambio del PRD, cuyo objeto principal es atacar el proyecto de gobierno de AMLO, sin mayor profundidad, sin ningún programa ni ideología, sólo señalando que serán de centro-izquierda, lo cual no dice mucho.

Por otro lado, tenemos que la familia Calderón-Zavala, están formando un nuevo partido llamado México Libre, quienes también quieren aprovechar al sector de la sociedad que está en contra del Gobierno de la 4T, bajo el lema de que serán los ciudadanos quienes serán los dirigentes, y de donde saldrán los futuros candidatos del nuevo partido, esperando poder competir en las elecciones de 2021, tienen un futuro muy gris, siendo una versión que ya conocimos.

El panorama no pinta bien para los ciudadanos, puesto que en realidad no hay opciones nuevas, no hay verdaderos nuevos partidos, son los políticos de siempre los que tratan de no quedar fuera de la política, pero de esta forma no podrán captar a los jóvenes electores, pues éstos están hartos de los mismos políticos y de los mismos discursos de cambiar para seguir igual.