Martes 26.01.2021 - 18:49

Patrullas opacas en Tlalnepantla

Arrancan medidas en Edomex
Por:

En Tlalnepantla están de remojo; la alcaldía a cargo del experredista y recién convertido al morenismo, Raciel Pérez Cruz, acaba de adquirir 177 patrullas, compra de la que sólo se sabe que fue por 400 millones de pesos, junto con otros vehículos para el organismo de agua y para servicios urbanos que aún no se informa cuántos son y de qué tipo. El asunto es que, según se rumora, fue mediante un contrato de arrendamiento por tres años, pero hasta ahora es un misterio saber con qué empresa y bajo qué términos. Sería bueno que en aras de la transparencia que tanto promulgó el alcalde durante su campaña, rindiera cuentas sobre el uso del erario, y no sólo presuma en la plaza cívica los 112 Charger Versa, las 31 Ranger doble cabina, las 30 motos Yamaha y las cuatro cuatrimotos.

• Zepeda, de tin marín…

Revolución la que ocasionó la reaparición del senador del PRD, Juan Zepeda, de quien se dice ya alista su salida del sol azteca. Y es que el domingo se le vio en un evento de Morena que encabezó el diputado de ese partido, Carlos Torres Piña, y donde además estuvo nada menos que el coordinador de la bancada guinda, Mario Delgado. Pero hay que recordar que a Zepeda también se le ha visto muy cerca de Clemente Castañeda, dirigente de Movimiento Ciudadano. En noviembre del año pasado, el mismo senador dijo a La Razón: “Soy perredista 100 por ciento, seré perredista hasta que haya PRD, pero confieso que el PRD está a punto de morir… una vez que no haya PRD veremos qué decisión tomamos”. Ahora sólo falta saber si se va con melón o con sandía, perdón, con el movimiento naranja o con los guindas.

• El Mijis, por su propio partido

Si Nicolás Mollinedo ya avisó que anda con la idea de hacer el Movimiento Ambientalista Social por México para crear su propio partido, ¿por qué El Mijis no? Resulta que el diputado de San Luis Potosí, Pedro Carrizales, también trae la idea de constituir su instituto político que llamaría Un México más chido, con la intención de atraer a jóvenes, esto en caso de que, según dice, no le abran la puerta para una candidatura a San Lázaro en el 2021. Por mientras, al igual que Nico, ya se puso los tenis para comenzar a reclutar a las 234 mil personas que la ley pide tener como afiliados, así como organizar las 200 asambleas distritales en el país. A ver quién de los dos llega a la meta.

• Otro apoyo que no sea el Estado

Desde que en febrero pasado trabajadores del Fonca alertaron de un despido masivo, corrieron los rumores de que también desaparecerían los apoyos a creadores. Ayer, la senadora Jesusa Rodríguez hizo recordar los temores al enviarles —casi casi— una recomendación a los artistas mexicanos: buscar otro patrocinador que no sea el Estado. Y es que doña Jesusa consideró ayer que las becas del Fonca y “no sólo los artistas, también los académicos, los científicos, los empresarios, los políticos... tenemos que aguantar y bajarle a nuestros privilegios”. En redes sociales la morenista fue criticada y hubo más de uno que le recordó que lo que debería terminar es la mala distribución de las becas, no las becas. Ya se verá si su opinión tiene eco.

• Corzo, al Comité de migrantes de ONU

Buen trabajo está haciendo Édgar Corzo como quinto visitador de la CNDH, encargado de los programas migrantes, que la ONU le echó el ojo. Y es que ayer, el investigador fue elegido para integrarse al Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares para el periodo 2020-2023. El espacio le permitirá participar en las deliberaciones sobre detenciones arbitrarias y las condiciones que tienen los indocumentados privados de su libertad. Dicen que fue electo en una votación competida.

• Reclamó, pero el plazo había vencido

Gran sorpresa causó Benjamín González Roaro, exdiputado federal, exdirector general del ISSSTE, exdirector general de la Lotería Nacional y otros cargos más, cuando se presentó visiblemente exaltado en las oficinas del Senado de la República para reclamar por qué ya no estaba considerado entre los aspirantes a un cargo de las dos instituciones del Organismo para la Mejora Continua de la Educación. Dicen que en presencia de varios senadores y asesores, abrió su correo para enterarse que la máquina de registro le informó por correo electrónico y, de manera automática, que tenía inconsistencias en el llenado de datos. Pero él creyó, así lo dijo, que era el acuse de registro, sin embargo, el plazo de registro ya había vencido. ¡Qué oso!