Rocketman y los biopics musicales

El Oscar
Por:

Rocketman, la biografía del célebre cantante y compositor inglés Elton John, se inscribe dentro de la muy atractiva corriente de filmes sobre cantantes, la cual ha demostrado ser un auténtico imán de taquilla. Son películas muy llamativas porque abordan historias de triunfo y tragedias, como espejo de la fatalidad del destino humano.

El año pasado Bohemian Rhapsody, la exaltante crónica sobre Freddie Mercury, recaudó 900 millones de dólares en el mundo. Ahora,

Rocketman conserva varias de sus cualidades: es emotiva, ahonda en la evolución psicológica del personaje y su amarga relación con su entorno familiar. En lo personal, prefiero el filme sobre Elton porque profundiza más en el trazo humano. Es de lo mejor que nos ha llegado dentro del fructífero subgénero del biopic musical.

Un antecedente clave es la película sobre Charles Buddy Holly, de hace 41 años, interpretada por Gary Busey. El 3 de febrero de 1959, que se conoce como el día que murió la música, fallecieron, al estrellarse la avioneta en la que viajaban, el propio Holly, de 22 años; Ritchie Valens, de 17, y The Big Bopper, de 28, pioneros del rock. La vida de Valens fue llevada al cine en 1987 por Luis Valdez en La bamba, protagonizada por Lou Diamond Phillips. Antes, en 1980 el turno correspondió a la cantante de country Loretta Lynn en La hija del minero, con una sorprendente Sissy Spacek, quien se llevó el Oscar a Mejor Actriz. Interpretar en pantalla a un cantante siempre entusiasma a la Academia de Hollywood. Un año antes Bette Midler fue nominada por su papel en La rosa, en la que daba vida a un personaje ficticio, al igual que sucedió con Nace una estrella en sus diferentes versiones, por las que fueron nominadas Judy Garland en 1956 y Lady Gaga, el año pasado.

Una de las biopics musicales más brillantes es The Doors (1991), donde Oliver Stone narró intensamente la tormentosa vida del líder del famoso grupo norteamericano, Jim Morrison, muerto trágicamente en París a los 27 años, encarnado

por Val Kilmer.

Igualmente exitosa y certera fue Johnny  y June (2005),  sobre el dueto country que formaron Johnny Cash y June Carter, por la que Joaquin Phoenix fue nominado al Oscar y Reese

Whiterspoon ganó la estatuilla a Mejor Actriz. Sólo un año atrás, Jamie Foxx se había consagrado al personificar a Ray Charles en Ray, que le valió el Oscar a Mejor Actor. Por supuesto, no podemos olvidar la brillante La vida en rosa (2007), en la que la francesa Marion Cotillard nos estremeció con su papel de Edith Piaf, que le dio el Oscar de actuación estelar.

Y nos espera la largamente anunciada película sobre la legendaria Janis Joplin, quien será interpretada por Michelle Williams. Vaya reto.

*Mis cinco películas favoritas sobre cantantes de la vida real: La vida en rosa, The Doors,

Rocketman, Johnny y June, y Bohemian Rhapsody.