Suerte por venir

Fervor botanero
Por:
  • jorgem-columnista

En medio de la transformación, del avance científico y tecnológico existen creencias mágicas que permanecen a lo largo del tiempo. La idea de que algunas personas pueden revelar los caprichos del destino resulta irresistible. Desde épocas remotas los chilangos suelen acudir a quienes presumen predecir el futuro.

Los adivinos saben seducir a sus clientes, los cautivan hábilmente con la lectura del Tarot, el café, la mano y otras prácticas esotéricas. Estos supuestos videntes entienden que el amor, la salud y el dinero son los temas de mayor rating, por lo que acostumbran vaticinar romances, curas y fortunas venideras.

Parte de la sociedad ejerce sus propias habilidades agoreras. En cuanto al porvenir de la megalópolis hay quienes pronostican males irremediables o por el contrario, bonanza y estabilidad. Ojalá se trabaje en favor de los augurios optimistas.

[caption id="attachment_857930" align="aligncenter" width="696"] A la vuelta de la esquina aparece alguien que nos invita a conocer el futuro. A cambio de unas monedas recibimos esperanza e ilusión. Foto: JMM[/caption]