Orgullo mexicano

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  


Por León Fernández

Manufactura 100 por ciento mexicana, con un diseño deportivo de vanguardia con base en los clásicos, es el Mastretta MXT.

Con una línea exterior inspirada en los autos de carrera, el exterior e interior, este auto es un coupe de dos plazas, que cuenta con un motor central dotado de una configuración para el alto rendimiento.

El Mastretta MXT logra una alta aceleración gracias a que el 56 por ciento del peso se ubica en el eje trasero y 44 por ciento en el delantero, especificación que también proporciona un excelente frenado y comportamiento en curvas.
Diseñado a partir de la normativa vigente en la Unión Europea para vehículos de producción limitada, los componentes mecánicos de última generación que conforman este auto mexicano ofrecen gran rendimiento, y al mismo tiempo son confiables y económicos en el uso diario.

Diseño y tecnología. La carrocería está dotada de una cabina estrecha pero amplia; salpicaderas altas y nariz baja típica de los prototipos clásicos han sido bien integrados en un conjunto práctico, orientado al usuario.
Cuenta con accesos y salidas de aire estratégicamente ubicadas que contribuyen al óptimo equilibrio del diseño. La forma aerodinámica es eficiente, con gran estabilidad direccional.

La estructura del Mastretta está hecha de aluminio, tiene un chasís con extrusiones de ese metal especialmente diseñados para el proyecto. Estos se complementan con elementos formados en lámina de aluminio. El piso del coche es una combinación de plástico composite y lámina de aluminio.

Para garantizar que el peso sea bajo, los elementos del chasís se unen con adhesivos epóxicos estructurales Henkel.

Asimismo, la carrocería composite de este auto está sujeta al chasís mediante adhesivos de poliuretano. Las defensas, puertas y cubierta de motor son moldeados composite fabricados con Proceso RTM.

Prototipos

Mastrettadesign, fundado en 1987 por el diseñador industrial mexicano Daniel Mastretta, inició en 1998 la construcción de su primer Kit Car, el Mastretta MXA, que contaba con un chasís de un Volkswagen Boxer inline-4.

Ese primer prototipo alcanzaba una velocidad máxima de 127 kilómetros por hora, por lo que se optó por utilizar el chasís de un Volkswagen Sedán.

Este modelo no tuvo demasiada aceptación, por lo que las pocas unidades fabricadas fueron exportadas a Alemania y Estados Unidos, donde era atractivo sólo para coleccionistas.

fdm

Compartir