• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua. Foto: Especial
Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua. Foto: Especial

Aunque la Arquidiócesis de Managua asumió el recorte financiero que ordenó el presidente Daniel Ortega, advirtió que la medida presupuestal mermará la labor humanitaria de la Iglesia católica nicaragüense.

“(La reforma presupuestal) afectará nuestra labor social, pero el Señor proveerá por otro lado, porque son obras que hacemos de misericordia, entonces, el Señor siempre provee, es el que hace la multiplicación de los panes”, afirmó el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua.

La decisión de reducir en 50 por ciento los recursos que el gobierno otorga a la autoridad eclesiástica ocurre cuando Brenes pidió al gobierno el cese de la represión a las manifestaciones pacíficas de los ciudadanos, que iniciaron en abril pasado y que ha dejado al menos 448 muertos según organismos de derechos humanos locales.

Varios sacerdotes que fungieron como  defensores de manifestantes han denunciado amenazas, ataques a templos, cuando el discurso de Daniel Ortega aumenta las acusaciones a los clérigos por servir a intereses golpistas.

Leopoldo explicó que los recursos, provenientes del presupuesto de la República eran útiles para tratar a los niños que sufren de sida, personas con cáncer y para abastecer a los dispensarios parroquiales.

Compartir