• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La canciller canadiense Chrystia Freeland, se reunirá con Robert Lighthizer este lunes y el martes.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, los principales funcionarios en las conversaciones, estarán en Nueva York este lunes y martes para la Asamblea General de la ONU, donde retomarán la negociación en modo informal del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

De acuerdo con la agencia Reuters, funcionarios estadounidenses y canadienses que intentan llegar a un acuerdo para el TLC, “tienen muchas probabilidades” de mantener conversaciones informales al margen de una importante reunión de la ONU en los próximos días, dijo el el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

“Ciertamente, el hecho de que muchos de nuestros negociadores, muchos de nuestros equipos, estarán en Nueva York al mismo tiempo (medios), es muy probable que las conversaciones continúen de una manera constructiva, pero menos formal”, especificó Trudeau a los periodistas que lo cuestionaron.

Estados Unidos y Canadá están divididos acerca de la mejor manera de resolver las disputas comerciales y la demanda estadounidense de mayor acceso al mercado lácteo protegido de Canadá.

Los mercados están reaccionando nerviosamente ante la incertidumbre acerca del futuro del pacto de 1994, que apuntala 1.2 billones de dólares en comercio anual. En los últimos 25 años, las economías de los tres países se han integrado cada vez más, especialmente la industria automotriz.

  • El dato: 80 Por ciento de las exportaciones mexicanas van  a EU

Los negociadores canadienses han dicho que no se apresurarán y Trudeau reiteró el domingo que no firmaría un mal acuerdo del TLCAN. Freeland y Lighthizer se reunieron en Washington el jueves pasado y progresaron poco. Canadá también dejó en claro que Estados Unidos necesitaba retirar la amenaza de los aranceles automáticos para lograr un acuerdo.

Desaparición de Capítulo 19 no es tan malo para el país. En tanto, la consultora Foley Gardere refiere que nuestro país no debería preocuparse si se elimina el Capítulo 19, ya que aún y cuando el gobierno de EU preferiría  que las compañías extranjeras que buscan una reparación lo hagan a través de los propios tribunales estadounidenses, Foley estima que los sistemas jurídicos de los tres países “son maduros e imparciales para ofrecer una respuesta seria”.

No obstante, reconoce que el Capítulo 19 sí llevaría a procesos más costosos pues las impugnaciones se llevarían conforme a las reglas del país que determinó las cuotas compensatorias y no conforme a reglas comunes a los tres países, en la ciudad con jurisdicción en la materia.

“El costo de participar en una investigación antidumping como actor o como demandado, hoy día ya es bastante alto”, asegura el Socio de Foley Gardere, Arena. “Las empresas que participan en este tipo de investigaciones difícilmente son pequeñas y representan ya sea a una rama de la industria nacional o a grandes empresas exportadoras o importadoras, lo que los hace capaces de asumir los costos”, explicó.

Respecto a qué explica la insistencia estadounidense para la eliminación del sistema de solución de diferencias del Capítulo 19, Foley explica que EU lo considera como un impedimento para impulsar su agenda proteccionista; y recuerda que Canadá aceptó algunos aspectos desde 1989, por los cuales alega actualmente.

Compartir