PAN y PRD prueban alianza por las alcaldías de la capital

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

La alianza entre los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Acción Nacional (PAN) anunciada a nivel nacional tendrá una “prueba de fuego” en la ciudad con efecto hacia 2018 a través de la Ley Electoral para que las alcaldías carezcan de contrapeso por medio de los concejos, acusan el Revolucionario Institucional (PRI) y Morena.

Debido a que cada una de las 16 alcaldías tendrá un concejo de 10 integrantes, quienes supervisarán y fiscalizarán el trabajo de los alcaldes y, además, aprobarán los proyectos de presupuesto anual, los institutos políticos han centrado su atención y disputas en la regulación para integrar dicho Concejos bajo las premisas de máxima democracia o gobernabilidad.

ciu13i-19.jpg

“Los cuatro grandes partidos estamos de acuerdo en 90 por ciento del contenido de la Ley Electoral, donde no lo estamos es en la forma de elegir a los concejales.

“Está dándose una alianza o coincidencia política entre PRD y PAN en el propósito de llevar a cabo ese modelo de ‘carro completo’, quieren una mayoría cómoda porque le temen al voto ciudadano, a la calificación ciudadana sobre su gobierno”, aseguró el priista Encarnación Alfaro en entrevista con La Razón.

Desde el PRI-PVEM y Morena pugnan para que cada uno de los seis concejales de mayoría obtenga el cargo por voto directo y resida en una circunscripción de la demarcación en turno, misma que representará durante los tres años de Gobierno.

El PAN acompaña la elección directa de cada concejal, pero no prevé la obligación de residencia para acreditar la representación.

Mientras, el PRD coincide con el PAN en este punto y añade que el alcalde ganador debe obtener en automático a los seis concejales de mayoría.

A decir del presidente de la Comisión Especial para la Reforma Política, en caso de que esta alianza entre la izquierda y la derecha deseche la obligación de que los concejales radiquen en las circunscripciones que representen o sean electos uno a uno, sería el indicio perfecto de que apuestan a suprimir el contrapeso político que este órgano significaría para los alcaldes.

“Si el PRD tuviera la certeza de que tiene la aceptación de la ciudadanía, le daría igual que la elección fuera por circunscripción pero sabe que tiene acumulado el rechazo de la ciudadanía. Lo que sí es seguro es que prefiere el modelo del ‘carro completo’ que ir a buscar el voto de los ciudadanos a las circunscripciones.

“En el PRD le apuestan a las cláusulas de gobernabilidad en vez de a la construcción de gobiernos con auténticos ejercicios de gobernanza política”, aseveró.

El morenista Alfonso Suárez del Real resaltó que la elección por planilla ha sido interpretada por el PRD para que funcione al igual que en el modelo municipalista, con el que el aseguraron romper por medio de la Constitución de la Ciudad de México, cuando el objetivo de las circunscripciones es motivar el trabajo territorial de los partidos para así aumentar la participación ciudadana.

“El tema es si se quiere más democracia o más gobernabilidad. Ellos deben tener una reflexión, que votar en contra de este tipo de modelos les va a generar más animadversión (entre la ciudadanía).

“Quien se niega a la democracia cuando existe la posibilidad constitucional de llevar a cabo la progresividad de ese derecho está construyendo su propia derrota antes de tener una ley”, afirmó Suárez.

De acuerdo con ambos, aunque el dictamen de la Ley Electoral sea emitido por acuerdo entre PRD y PAN, las reservas no se harán esperar en el pleno, donde las curules dan a la alianza de izquierda y derecha 27 votos y al trío PRI-PVEM-Morena 31; es decir, ambos bandos requieren de acuerdos con los ocho diputados de los partidos pequeños para alcanzar los 34 votos que den salida a la Ley Electoral.

ciu13ia-2.jpg