Papa visita Irlanda entre indignación por curas pederastas

Se espera que se reúna con algunas de las víctimas durante su visita de 36 horas; es la primera visita papal a Irlanda en casi cuatro décadas

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El Papa Francisco desembarca de un avión a su llegada al aeropuerto internacional de Dublín, Irlanda, el sábado 25 de agosto de 2018/ Foto: AP
El Papa Francisco desembarca de un avión a su llegada al aeropuerto internacional de Dublín, Irlanda, el sábado 25 de agosto de 2018/ Foto: AP

El papa Francisco llegó el sábado a Irlanda, uno de los centros de la crisis de abusos sexuales en la Iglesia católica, una institución fustigada en todo el mundo por haber fallado sistémicamente a la hora de proteger a los niños o al castigar a los obispos que solaparon los delitos.

Se espera que Francisco se reúna con algunas de las víctimas durante su visita de 36 horas, la primera visita papal a Irlanda en casi cuatro décadas. El Vaticano dijo que el pontífice tendrá “muchas oportunidades” para hablar sobre los abusos.

El Papa Francisco se encuentra con el Primer Ministro irlandés Leo Varadkar, justo cuando llega al Castillo de Dublín, Irlanda, el sábado 25 de agosto de 2018/ Foto: AP
El Papa Francisco se encuentra con el Primer Ministro irlandés Leo Varadkar, el sábado 25 de agosto de 2018/ Foto: AP

Sin embargo, es poco probable que las palabras de Francisco o su nueva reunión con las víctimas de abuso puedan calmar la indignación entre los católicos después de nuevas revelaciones de abusos sexuales y encubrimiento en Estados Unidos, una crisis en curso en Chile y los procesos a los principales clérigos en Australia y Francia.

  • El dato: Irlanda ha tenido uno de los registros más graves de curas abusadores en el mundo, delitos que fueron revelados a los 4,8 millones de personas de la nación profundamente católica a través de una serie de investigaciones ordenadas por el gobierno en la última década.

Las revisiones concluyeron que miles de niños fueron violados o abusados de otras maneras por sacerdotes y abusados físicamente en escuelas administradas por la Iglesia, mientras que los obispos encubrieron a los abusadores.

El Papa Francisco y el Primer Ministro irlandés Leo Varadkar, a la derecha, se van al final de su reunión, en Dublín, Irlanda, el sábado 25 de agosto de 2018/ Foto: AP
El Papa Francisco y el Primer Ministro irlandés Leo Varadkar, a la derecha, se van al final de su reunión, en Dublín, Irlanda, el sábado 25 de agosto de 2018/ Foto: AP

La Iglesia irlandesa ya ha promulgado normas nuevas y más duras para reducir los abusos y esperaba la primera visita de un papa en 40 años para mostrar que ahora es diferente y más solidaria frente a los problemas de las familias católicas de hoy.

Más de 37 mil personas, la mayoría jóvenes católicos, se inscribieron para asistir al Encuentro Mundial de las Familias, patrocinado por el Vaticano, que comenzó en Dublín el martes y durará hasta el domingo, más del doble que el último encuentro familiar celebrado en Filadelfia hace tres años.

Algunos fieles expresaron esperanzas.

“Veo mucha vida nueva entre los jóvenes que tienen una fe profundamente comprometida, la fe católica”, dijo Sean Ascogh, un feligrés que habló durante una misa reciente en Blessington, al suroeste de Dublín.

“Obviamente, están muy decepcionados por lo que ha estado sucediendo en la Iglesia en los últimos años, particularmente por todos los escándalos de abusos, pero creo que la gente puede ver más allá de eso”, agregó.

Sin embargo, el historial de abusos en Irlanda ha dejado su huella.

En un país donde los obispos católicos ejercieron tal influencia que aconsejaron a los redactores de la constitución de la república en la década de 1930, los votantes de los últimos años han dado la espalda a las enseñanzas católicas fundamentales: revocaron una prohibición constitucional del aborto y legalizaron el divorcio, la anticoncepción y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El primer ministro Leo Varadkar, que saluda a Francisco este sábado en el Castillo de Dublín, es abiertamente gay.

Se espera que las víctimas irlandesas de abusos y sus simpatizantes realicen una manifestación el domingo en Dublín, al mismo tiempo que Francisco celebra una misa de clausura de la conferencia familiar.

ntb