• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Proyecto de la planta que se busca construir.

El Gobierno de la Ciudad de México, tanto el entrante como el saliente, dejaron en vilo la construcción de la primera Planta Termovalorizadora y Biodigestor con la que se pretende generar energía a partir de residuos sólidos en la capital.

Lo anterior, luego de que ayer la Jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, descartó su edificación por considerar que provocaría un endeudamiento innecesario a la ciudad, y de que el mandatario en funciones, José Ramón Amieva, desechara iniciar el proyecto en tanto no haya un acuerdo con la nueva administración capitalina.

El dato:

  • César Cravioto, diputado de Morena, dijo que Green Peace les informó que con 600 millones de pesos se pueden hacer 20 plantas para trabajar los residuos orgánicos.
  • 109 Mil mdp es la deuda que generaría el proyecto: Morena

Sheinbaum aseveró que su gestión velará por defender los recursos de los capitalinos, por ello, echará para atrás la construcción de la planta termovalorizadora, pues tiene una penalización que endeudaría a los capitalinos con 3 mil millones de pesos.

“Tiene una penalización de casi 3 mil millones de pesos, el problema es que si hay una inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde se opusieron los diputados de Morena porque el día que se aprobó eso en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) no se cumplió con el quórum, ni con los requisitos para nombrar una nueva mesa directiva, ahí hay un tema muy importante; hay otro tema que está en el Tribunal de Justicia Administrativa local, una acción que ciudadanos interpusieron y para nosotros es un tema de nulidad porque no se está cumpliendo con los requisitos necesarios”, expuso.

Al respecto, la exdelegada de Tlalpan dijo en entrevista con medios que revisará jurídicamente el proceso en el que se encuentra dicha planta, pues recordó que el dinero no es del gobierno, sino de los ciudadanos que aportan a través de sus impuestos.

“Hay que revisarlo jurídicamente porque el dinero es de la gente, no de las empresas; es recurso público y no se puede estar pagando la penalización de algo que está lleno de irregularidades , que además se trata de una tecnología que ya no se usa en el mundo”, expuso.

La futura mandataria declaró que su prioridad será cuidar el recurso público, pues no se va a dilapidar, y que se buscará la mejor solución ambiental.

Por separado, el Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, anunció que no pondrá la primera piedra de los proyectos de la planta termovalorizadora y la de biodigestión a fin de respetar las decisiones de la administración entrante y aclaró que no sería congruente iniciar la construcción, cuando el equipo de Sheinbaum no lo tiene contemplado.

“No sería congruente iniciar ningún tipo de actividad hasta que en la mesa de transición no se atienda esto”, expuso.

Por ello, dijo que sólo se realizará alguna acción hasta que se obtenga un acuerdo con los equipos de transición y adelantó que este miércoles se llevará a cabo una reunión entre el gobierno entrante y el actual para determinar su viabilidad o suspensión total de la obra.

“Ya se tuvieron dos reuniones, ha sido entre el titular de la Agencia de Gestión Urbana y el equipo de transición, yo le he pedido que se tengan las medidas necesarias; reitero, tenemos aquí los dos proyectos, la planta de termovalorización y la de biodigestión, son proyectos que van más allá de esta administración y queremos que los acuerdos surjan de acuerdo de transición y entrega, entonces seguirá atendiendo en estas mesas”, indicó.

Buscan inhibir los popotes en restaurantes

Con el objetivo de contribuir al cuidado del medio ambiente, la salud y la economía, el Gobierno de la Ciudad de México firmó un convenio de colaboración con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) para inhibir el uso de popotes e implementar acciones para la destrucción de botellas de vidrio en restaurantes y bares.

El Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, reconoció la contribución de los dueños de establecimientos mercantiles a esta estrategia que reducirá el uso de contaminantes, así como la destrucción de botellas para evitar que sean rellenadas con bebidas adulteradas que puedan venderse.

Lo anterior, destacó, se suma a otras como espacios libres de tabaco y el retiro de saleros de las mesas para prevenir enfermedades relacionadas con el alto consumo de sal.

Señaló la importancia de trabajar en beneficio del cuidado del entorno ambiental, ya que en la metrópoli una persona produce alrededor de un kilo y medio de residuos sólidos de manera diaria.

Redacción