París y el valor de sus acuerdos

Hace unas semanas, y previo a la reunión del G-20, 45 alcaldes de diversos países firmaron un documento en el que pidieron a los 19 líderes de las principales potencias redoblar esfuerzos para cumplir los acuerdos de París. A Donald Trump ya no lo incluyeron, en el entendido de que no hay mucho qué hacer con sus opiniones en temas ambientales.

Lo que sí hicieron los integrantes del C40, que preside la alcaldesa parisina, Anne Hidalgo, y cuyo representante regional es el  Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, fue respaldar a los más de 300 alcaldes que en Estados Unidos (Climate Mayors) están trabajando en políticas públicas alineadas con los acuerdos internacionales.

Esto muestra que se puede hacer mucho desde el ámbito local y que la batalla por reducir las emisiones de carbono y enfrentar el cambio climático está muy lejos de ser perdida.

Es más, una de las reacciones internacionales a los anuncios de Trump, muchas veces descabellados, ha sido la de colocar el tema de la protección al ambiente como una prioridad en la agenda pública.

Por eso importan los llamados a la articulación de programas que respalden lo que ya significa un trabajo de décadas, desde los propios gobiernos, pero sobre todo desde la sociedad.

La resiliencia se ha ido fortaleciendo gracias a buena información y a la convicción de que existen desafíos permanentes que tienen que ser atendidos con prevención y oportunidad.

El G-20, ya lo sabemos, salió de su reunión con el respaldo de 19 naciones a los proyectos que se alinean en el compromiso parisino y lo hicieron ante la urgencia de no dar marcha atrás, pese a las amenazas del populismo depredador.

Los alcaldes habían señalado en “Líderes del G-20, listos para salvar nuestro planeta” que “son necesarias reformas en energía, transporte, alimentación y residuos, atrayendo inversiones en economías bajas en carbono, para crear empleos y mejorar la salud pública”.

También afirmaron que “las ciudades del mundo y sus ciudadanos comparten la visión de un futuro de oportunidad, optimismo e innovación en el que el clima deje de ser un peligro”.

En diciembre de 2015 se logró la firma del Acuerdo de París luego de años de resistencia de China y EU.

Fue un momento significativo porque Francia atravesaba por una situación de angustia y riesgo luego de los atentados terroristas de noviembre, que dejaron un saldo de 120 muertos y centenas de heridos.

Se demostró que es posible la convergencia y que hay temas en los que se puede actuar en conjunto.

Ahí está la clave, más allá de los delirios del momento y de todas sus acechanzas.

Twitter: @jandradej

Julián Andrade
Julián Andrade

Latest posts by Julián Andrade (see all)