• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El presidente Donald Trump escucha durante un evento. Foto: Especial
El presidente Donald Trump escucha durante un evento. Foto: Especial

Incluso cuando analistas han mencionado que es altamente probable que Canadá termine cediendo en eliminar el Capítulo 19, tema que es uno de los más importantes para esa nación en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), algunos analistas más han comentado que esto no sucederá e incluso vaticinan que se acercan semanas aún más complejas.

Si bien es cierto que Canadá comienza a pisar el acelerador para concluir el acuerdo antes de que finalice este septiembre, también es cierto que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, debe reflejar que no cederá tan fácil ante las exigencias del presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha politizado de manera extrema el acuerdo.

El director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz, señaló en entrevista con La Razón que después de que Trump ha tomado decisiones poco diplomáticas, Trudeau debe enviar señales claras, en las que demuestre que no está cediendo, por lo cual, aunque es probable que se modifiquen algunas especificaciones del Capítulo 19, aunque sea para matizarlo, no se eliminará del acuerdo comercial.

Hace uno días, un medio canadiense dio a conocer que algunos analistas estadounidenses previeron que Canadá podría otorgar concesiones en torno al Capítulo 19, referente a la solución de controversias, y el capítulo que contempla el tema lácteo; esto, con la finalidad de concluir con las negociaciones del tratado.

Gráfico: La Razón de México

Según la publicación, la concesión de productos lácteos por parte de Canadá no es suficiente para cerrar el acuerdo; situación que buscaría meter en la misma disyuntiva al capítulo de solución de   controversias.

No obstante, para De la Cruz, esta opción es complicada, ya que se trata de un capítulo estratégico para el país de la hoja de maple; aunque no descartó que los negociadores de la nación estén dispuestos a negociar matices específicos, con tal de concluir el acuerdo.

“Veo complicado que ceda en el Capítulo 19, porque es un capítulo estratégico para los canadienses; no obstante, me parece que quizá estarían dispuestos a negociar algunos matices, pero su desaparición, creo que sería lo último que aceptaría Canadá”, explicó.

Añadió que la idea anterior se refuerza si se toma en cuenta que Canadá se encuentra a poco tiempo de realizar elecciones internas, por lo que el tema del acuerdo comercial, en conjunto con la retórica de Estados Unidos, se encontrarán, muy seguramente, en la agenda.

Respecto al tema lácteo, el directivo ahondó en que es probable que se pueda dar una negociación, pues es un sector que a Estados Unidos, realmente no le importa; sólo lo ocupa como un mecanismo para presionar a Canadá.

En este sentido, productores canadienses han señalado en rei-teradas ocasiones que este sector es utilizado como moneda de cambio con el fin de beneficiar a otros sectores económicos de esa nación.

“Me parece que en el tema de los lácteos sí puede haber una negociación, aunque no es algo que afecte mucho a Estados Unidos. Me parece que eso es algo que utiliza para presionar a Canadá, porque en realidad las discrepancias están en otros temas, como los industriales y el Capítulo 19”, especificó el experto.

Gráfico: La Razón de México

SE COMPLICAN NEGOCIACIONES. Este martes reiniciaron las negociaciones del acuerdo, donde la ministra canadiense, Chrystia Freeland, aseguró que aunque sea difícil reiniciar las negociaciones, se seguirá adelante con la intención de concluirlas y fortalecer las relaciones entre ambas naciones.

Por su parte, Trump ya informó al Congreso de su intención de firmar un tratado de libre comercio con México para el 30 de noviembre, incluyendo a Canadá si es posible; no obstante, ha amenazado a Ottawa con imponer nuevos aranceles a las importaciones de automóviles canadienses si no logran un entendimiento.

Ante esto, Trudeau dijo el martes que algo así sería “devastador” para la industria automotriz canadiense, pero también para la estadounidense, porque “podría causar despidos masivos”.

“Obviamente tenemos que estar atentos a lo que contempla el presidente (Trump). Pero no negociamos de modo diferente debido a tácticas de presión como ésa. Nos mantenemos enfocados en lo que es de interés, para nuestros trabajadores y nuestra economía”, declaró Trudeau.

  • El Dato: Analistas creen que EU sólo presiona a Canadá en lácteos, sin tener una postura.