• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Sin dejar de lado su físico imponente, el Peugeot es muy rentable. Foto: Autocosmos

La Peugeot 2008 no es precisamente nueva en la categoría; de hecho, llegó a nuestro mercado en 2014, con lo cual no se trata de un producto nuevo, sino de una actualización de mediados de ciclo de vida.

A nivel visual, la Peugeot 2008-2019 gana un frente renovado que adopta el lenguaje de diseño que vimos en sus hermanas mayores: 3008 y 5008. Es decir, la parrilla tiene un patrón tridimensional, un gran emblema y un marco más grueso, sobre todo en la parte superior, donde encontramos la leyenda Peugeot; mientras que los faros ahora cuentan con luces diurnas de LED y hay mayor presencia de acentos cromados. Los rines tienen nuevo diseño y ahora son de 17”.

En general, los cambios estéticos le permiten abandonar esa apariencia de entre hatchback/wagon que tenía, ahora luce más robusta y ruda, algo positivo. Sin embargo, la gran noticia no se encuentra en el diseño, sino en la incorporación de un moderno motor Pure Tech y una nueva transmisión, así como tecnología de conectividad de última hornada. Con esto, la Peugeot 2008 -2019 se coloca en posición de pelear de frente con cualquier rival del segmento.

Los interiores de la Peugeot gustan. Esa disposición tridimensional resulta muy fresca y diferente a todo lo que hay en el mercado; en primer plano tenemos un volante pequeño y de empuñadura muy gruesa, con un tacto muy agradable debido al forro de cuero que se percibe de excelente calidad: así como el inserto metálico en el inferior donde nuevamente está la leyenda de Peugeot.

La pantalla táctil de info-entretenimiento, de 7”, mantiene su interfaz y ahora integra compatibilidad con Apple Carplay y Android.

Compartir