• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
En conferencia señalaron que NAIM, que se construye en Texcoco, debe continuar, pues ofrece un crecimiento en el desarrollo social para los próximos 40 años. Foto: Especial
En conferencia señalaron que NAIM, que se construye en Texcoco, debe continuar, pues ofrece un crecimiento en el desarrollo social para los próximos 40 años. Foto: Especial

La construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía será sólo un “parche” para solucionar, momentáneamente los problemas de saturación que se tienen en el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), revela un análisis que realizó  el Colegio de Pilotos, Controladores e Ingenieros en Aeronáutica y que fue avalado por el sector aéreo del país.

Gráfico: La Razón de México

En conferencia conjunta señalaron que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que se construye en Texcoco, debe continuar, pues ofrece un crecimiento en el desarrollo social para los próximos 40 años; mientras que el proyecto de alternancia Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México-Santa Lucía, traería como resultado una saturación en el número de operaciones en cinco u ocho años máximo.

El director general de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), Rodrigo Pérez-Alonso, dijo además que la nueva infraestructura traerá consigo desarrollo y empleo, no sólo en la zona donde se construye, sino la generación de 50 mil nuevas plazas en la industria aérea que si se conjuntan con los empleos indirectos, hasta el año 2030 alcanzaran los 450 mil puestos de trabajo.

“El tema de infraestructura para la aviación es muy importante, va atado justamente con el tema de seguridad, si no tenemos una infraestructura adecuada que tenga esa visión de largo plazo, al final pasará que Santa Lucía será una visión de corto plazo o va a poner un parche en un tema que debe ser de largo plazo”, afirmó.

Señaló que habrían grandes problemas de conectividad si se opta por la Base Militar de Santa Lucía, pues las operaciones no podrán ser simultáneas entre una terminal y otra, con el fin de evitar algún tipo de conflicto operacional.

“Tendríamos graves problemas de conectividad y la capacidad no se aumentaría significativamente. Para evitar un conflicto de seguridad aérea tendríamos que separar las operaciones”, explicó.

Entrevistado al término del evento, Pérez-Alonso aseguró que otro factor que se debe tomar en cuenta es el sobrecosto que tendrán las líneas aéreas si se opera con dos terminales aeroportuarias, como lo ha señalado el próximo gobierno.

Gráfico: La Razón de México

Según un estudio que realizó la misma organización, determinó que las aerolíneas asumen alrededor de 6.28 dólares por pasajero; en el NAIM, ese costo sería de 4.91 dólares; en tanto que en el aeropuerto de Santa Lucía sería de más de 12 dólares por pasajer; es decir, el doble de lo que se paga actualmente.

“El costo se elevaría casi al doble. Dos terminales, doble operación y además,  costos de operación, de administración, de mantenimiento; imagínate mantener doble personal, pues no es rentable para las aerolíneas”, puntualizó.

Heriberto Salazar, presidente del Colegio de Pilotos Aviadores de México (CPAM), indicó que la propuesta presentada por el equipo de AMLO ha dado prioridad a conceptos no aeronáuticos y no contempla las características recomendadas por el documento 9184 Parte 1, de la Organización Civil Internacional.

En tanto, Gregorio García Morales, presidente del Colegio de Ingenieros Mexicanos en Aeronáutica (CIMA), afirmó que Santa Lucía tardará mínimo dos años en concretar los trámites federales y de concesión, pues para que se pueda hacer uso de la Base Militar, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) deberá otorgar una concesión a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), para que haga uso de dicho terreno.

  • El Dato: El nuevo gobierno anunció que realizará una consulta ciudadana para definir NAIM.