• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Dominic Raab (izq.) y Michel Barnier, en conferencia, ayer. Foto: AP
Dominic Raab (izq.) y Michel Barnier, en conferencia, ayer. Foto: AP

Gran Bretaña y la Unión Europea iniciaron en Bruselas el periodo de discusión permanente para negociar los términos de la salida de Londres de la zona comunitaria, con la consigna de acelerar el proceso y evitar un Brexit sin acuerdo.

A partir de este momento, los debates ya no se detendrán y la semana entrante, Michel Barnier y Dominic Raab, enviados de la UE y Reino Unido, respectivamente, volverán a verse: “las negociaciones entran en su fase final”, dijo el francés.

Al menos el tiempo es hasta ahora el primer punto de coincidencia entre las partes, pues octubre se había establecido como límite para cerrar un pacto que permita una salida ordenada, ya que es necesario dejar un margen a los parlamentos británico y europeo para aprobar el plan.

En una rueda de prensa con su homólogo británico, Michel Barnier, explicó que hay un margen de tolerancia hasta comienzos de noviembre, de ser así, la reunión de jefes de Estado y de Gobierno para ratificar el acuerdo, prevista para el 18 y 19 de octubre, podría quedar sin efecto.

El Reino Unido se va de la UE, no es al contrario. Es su elección, que respetamos aunque no compartamos

Michel Barnier

Representante de la UE para el Brexit

Por el momento, las reuniones de trabajo en pleno agosto, periodo de tregua vacacional, son síntoma de que la búsqueda de soluciones va en serio, aunque el resultado de ese diálogo no arroje más que un par de avances en seguridad, defensa y política exterior, las menos conflictivas.

Frente a las voces británicas que acusan a la Unión Europea de inmovilismo en la negociación y llaman a endurecer la posición de Londres, Barnier ha rechazado entrar en un intercambio de culpas.

“Reino Unido se va de la UE, no al contrario. La UE está basada en principios, es un ecosistema integrado de leyes y certificaciones que Reino Unido conoce bien. Esos principios seguirán”, sentenció.

Y recordó su advertencia de que las consecuencias del Brexit estaban siendo subestimadas, por lo que la alternativa más costosa es la ausencia de un pacto: un escenario para el que “la UE está lista”.

Claves del proceso

La salida británica deja un vacío económico para el bloque europeo.

  • 142 Mil millones de euros, el agujero que dejará con la separación el Reino Unido.
  • 60 Mil millones de euros pagarán los británicos a la UE por marcharse.
  • 3.3 Millones de ciudadanos europeos viven en suelo británico.
  • 1.2 Millones de británicos viven en la zona Euro.
  • 52 Por ciento de los ingleses votaron a favor de abandonar la unión.
  • 64.5 Millones de habitantes perderá la UE.
  • 44 Años de matrimonio quedarán atrás.
  • 60 Años han pasado desde la conformación de la comunidad europea.
  • 18 Mil millones de euros, el presupuesto que aportó Gran Bretaña a la UE en 2015.
Compartir