Policía de Maduro expone a presos políticos a agresión de criminales

Gregory Sanabria forma parte de las miles de personas que salieron a protestar en contra del régimen en 2014; familiares de los detenidos denuncian torturas

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El estudiante Gregory Sanabria fue golpeado por presos comunes, ayer, en El Helicoide, en Caracas.

Gregory Sanabria forma parte de las miles de personas que salieron a protestar en contra del régimen de Nicolás Maduro en 2014. Desde entonces, el joven de 21 años permanece tras las rejas en la sede de la policía política de la dictadura. Ayer, el estudiante de Ingeniería Informática fue brutalmente golpeado por presos comunes. Los guardias de seguridad dieron paso a los criminales hasta el pabellón en el que se encuentran los presos políticos, poniendo en riesgo sus vidas.

“Los custodios permiten que presos comunes tengan acceso a lugares de reclusión de los presos políticos y los puedan agredir salvajemente. Siempre hemos denunciado que este lugar [El Helicoide] es una bomba de tiempo”, denunciaba ayer Patricia Ceballos, esposa del preso político Daniel Ceballos, desde las afueras del centro penitenciario.

En uno de los videos, que circula en las redes sociales, se puede observar a un grupo de prisioneros corriendo por un pasillo, algunos con las caras tapadas y otros con palos en la mano. Incluso uno rompió una de las luces del lugar. En otro clip, se ve cómo destruyeron completamente las celdas de los presos políticos.

“Alertamos al país y al mundo sobre lo que está ocurriendo en El Helicoide. En estos momentos se estaría gestando otra masacre en Venezuela. La violación de DH es generalizada y los venezolanos reclaman que los organismos internacionales actúen ya”, denunció ayer la fiscal general rebelde, Luisa Ortega Díaz.

En otro video, el exalcalde de la ciudad fronteriza de San Cristóbal, Daniel Ceballos, denuncia los maltratos a los que son sometidos constantemente. “Queremos ver a alguien, si es que existe en este país, que venga a dar la cara en esta mazmorra en donde matan gente y en donde violan los derechos humanos de todos los venezolanos que estamos aquí y que no tenemos juicio ni traslado”.

Ceballos está detenido desde hace cuatro años y acusado de promover la violencia de las protestas antigubernamentales de 2014, que acabaron con un saldo de 43 muertos, y que causaron también la aprehensión del líder opositor Leopoldo López.

En la sede de la policía política no hay solamente venezolanos. El estadounidense Josh Holt, quien también se encuentra detenido por la dictadura venezolana, grabó un desesperado video pidiendo ayuda: “Ayúdenme, por favor. ¿Cuánto tiempo debo sufrir injustamente en este lugar? Quieren matarme y pintar las paredes con mi sangre. Soy un prisionero político”.

La embajada de Estados Unidos en Venezuela respondió al mensaje de su ciudadano. “Estamos muy preocupados por el motín en El Helicoide. Joshua Holt y otros ciudadanos estadounidenses están en peligro. El gobierno de Venezuela es directamente responsable por su seguridad”, publicó la sede consular en su cuenta de Twitter.