• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Herrera y parte del elenco, en una de las escenas de la obra. Foto: Carlos Mora

El actor Alfonso Herrera reaparece en teatro, después de seis años de ausencia, con un nuevo reto en su carrera actoral, en La sociedad de los poetas muertos, que por primera vez se monta en México y en la que reencarna a un profesor. Una tarea nada sencilla en un país donde “el docente ha sido estereotipado” de forma negativa, afirmó en entrevista con La Razón de México.

“En México el rol del maestro ha sido estereotipado de una manera no tan positiva, creo que no es un secreto, pero sí creo que también nosotros debemos tomar la responsabilidad de ese trabajo”, señaló en entrevista el actor que da vida al maestro John Keating.

De ahí que a través de su personaje pretenda que se cambie la visión que se tiene de los maestros. “La docencia es uno de los pilares fundamentales y un reflejo de cómo estamos como sociedad, esperemos que esa visión cambie; hay grandes profesores que se dedican a enseñar en este país y lo hacen de una manera ejemplar”, agregó quien hizo un protagónico en la película Amarte duele.

En este nuevo reto, el actor de 34 años, que hace algún tiempo interpretaba a estudiantes, como en la telenovela Rebelde, ahora está del otro lado, el de enseñanza.

Sus trabajos en teatro:

  • 2008 The Pillowman
  • 2010 Rain Man
  • 2012 Nadando con tiburones

Sobre este nuevo rol, refiere: “Es lo natural, hay que envejecer con gracia. Y el estar en este montaje, cuya historia es inspirar a las nuevas generaciones es algo que disfruto mucho, presentar una historia  atemporal que se sitúa en 1959,  y ahora traerla al 2018, es darnos cuenta de que el mensaje sigue siendo el mismo, encontrar tu propia voz y buscar quién eres realmente, qué es lo que quieres dejar en este mundo, qué quieres transmitir y de sensibilizar.  Y mi personaje, el maestro John Keating, lo hace a través de la literatura”.

Keating es un maestro que vuelve a la conservadora escuela Welton Academy, para devolver todo lo que la institución le dio. En ese camino trata de inspirar a los estudiantes mediante la literatura.

Para Herrera, regresar a pisar los escenarios con este personaje, después de esta pausa en su carrera teatral, le da un nuevo brío, pues puede compartir esta experiencia con actores jóvenes.

“Tenía muchas ganas de regresar y hacer teatro a México, de trabajar con Francisco Franco, (director de la obra), he visto varios proyectos que ha hecho y me encanta su gusto, su visión; ha sido un placer formar parte de este ensamble de actores. También ver a la próxima generación de actores mexicanos es un placer y una dicha”, dijo.

Al ser uno de los actores más cotizados del cine y la televisión, le llegan varias ofertas de trabajo, pero comenta lo que debe de tener un proyecto para aceptarlo:

“Lo primero es que me guste la historia, que me saque de mi zona de confort, porque constantemente estás aprendiendo y eso a mí me encanta. Cuando pierdes esa hambre por aprender, todo colapsa.

“Quiero seguir aprendiendo, ya que mi carrera es muy corta. Así que espero seguir trabajando en esto que me gusta mucho, apasiona y creo que sí sigo manteniendo esa conciencia”, finalizó.

Con información de Carlos Mora

Compartir