Por hackeo contra seguridad nacional de Italia arrestan a 2

Una red de espionaje que violó durante años el acceso a la información privada de políticos, instituciones, empresarios y corporaciones fue desmantelada ayer por la policía de Estado. Un correo en el que se comunicaba al Centro Nacional Anticrimen Informático de la Policía Postal (Cnaipic) que su plataforma había sido dirigida a un administrador importante con el virus Eye Pyramid, alertó a las autoridades.

A partir de esa señal, los investigadores llegaron hasta la red de ordenadores botnet que, aprovechando el virus informático, lograba hacerse con el control de ordenadores y sistemas informáticos de las víctimas. Los hackers entraron a los correos electrónicos de figuras públicas italianas como el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi; los ex primeros ministros Matteo Renzi y Mario Monti; el comandante de la Guardia de Finanzas, Saverio Capolupo; el cardenal Gianfranco Ravasi, equivalente a ministro de Cultura del Vaticano, y Paolo Bonaiuti, exportavoz de Silvio Berlusconi.

Ayer fueron detenidos Giulio Occhionero, un ingeniero nuclear, de 45 años, “vinculado a ambientes de la masonería italiana”, según la policía, y su hermana Francesca María, de 49 años. Residentes en Londres, pero domiciliados en Roma, son conocidos en el mundo de las altas finanzas de la capital italiana.

Ambos fueron acusados de aprovecharse de noticias relacionadas con la seguridad del Estado, acceso abusivo al sistema informático agravado e interceptación ilícita de comunicaciones informáticas y telemáticas.

La magistrada de Roma, Maria Paola Tomaselli, que firmó la orden de aprehensión para los dos hermanos, explicó así la gravedad de sus delitos: “En muchos casos los sistemas informáticos agredidos son de interés militar o relativos al orden y seguridad pública […].

Accedían a correos electrónicos, protegidos con claves de acceso, de personas o instituciones, así como de numerosas autoridades políticas y militares de estratégica importancia”, aseguró Tomaselli, quien subrayó que “estaba en riesgo la seguridad nacional”.

Las investigaciones determinaron que los dos hermanos gestionaban una red de ordenadores, infectados con un virus informático llamado Eye Pyramid (ojo de la pirámide, nombre que se ha dado a la investigación), particularmente invasivo, que les habría permitido hacerse durante años con información reservada y datos sensibles de decenas de personas.

El sistema de funcionamiento del Eye Pyramid era muy simple: o envío un correo electrónico, el destinatario lo abre y en ese preciso momento el software se instala en su aparato, ya sea un ordenador o un teléfono móvil, lo cual me permite navegar entre sus secretos”, afirma al diario español ABC el experto Gioacchino Genchi.