• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Sala de ejecución por inyección letal en el estado de Texas. Foto: Especial
Sala de ejecución por inyección letal en el estado de Texas. Foto: Especial

La Corte Suprema del estado de Washington anuló ayer la pena de muerte, por unanimidad, al considerarla una violación a su constitución y por ser “racialmente sesgada”.

“Dada la forma en que se impone, la pena de muerte tampoco cumple ningún objetivo penalmente legítimo”, escribieron los jueces.

De esta manera, el tribunal convirtió a cadena perpetua las sentencias de las ocho personas actualmente condenadas a muerte, aunque los jueces difirieron ligeramente en su razonamiento.

“La decisión de hoy de la Corte Suprema del estado, por suerte, pone fin a la pena de muerte en Washington. La Corte deja perfectamente claro que la pena de muerte en nuestro estado se ha impuesto de manera desigual sin servir como justicia criminal”, dijo el gobernador, Jay Inslee.

  • El Dato: El presidente Donald Trump promueve la pena de muerte contra narcotraficantes.

“Este es un momento muy importante en nuestra búsqueda de una aplicación justa y equitativa de la justicia “, añadió el demócrata.

Por su parte, el fiscal general, Bob Ferguson, quien propuso por primera vez una legislación bipartidista en 2017 para abolirla, dictaminó que la pena de muerte es inconstitucional en el estado.

Washington ya había congelado esta modalidad de condena bajo una moratoria de 2014, que dictaminó que no se llevarían a cabo ejecuciones mientras fuera gobernador, pero la orden de la Corte que declara que las sentencias de muerte pasarán a cadena perpetua supone un rechazo radical a la misma.

La decisión convierte a Washington en el vigésimo estado en abolir la pena capital.

Compartir