Prevé BBVA Bancomer crecimiento en México de 2.0% pese a incertidumbre

La economía nacional será impulsada por la consolidación de exportaciones; por primera vez desde 2008 el balance del sector público resultó positivo

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

BBVA Bancomer destaca en su Informe “Situación México”, correspondiente al primer trimestre de 2018, que mantiene sin cambio su previsión de crecimiento para este año en 2.0%, que se verá impulsado por el consumo privado que se fortalece ante un entorno de menor inflación, y la consolidación de las exportaciones alentadas por un mejor desempeño del sector industrial en Estados Unidos, especialmente las actividades manufactureras.

En 2017 la economía creció 2.3%, lo anterior como resultado de un rebote en el crecimiento en el cuarto trimestre, de 0.8% impulsado por el comercio y los servicios que mostraron una rápida recuperación tras los sismos de septiembre, y las actividades primarias que registraron un mayor dinamismo en el 4T17. La manufactura comienza a mostrar signos de recuperación, después de registrar un lento dinamismo en los primeros tres trimestres del año pasado.

En 2017 el balance primario del sector público por primera vez resultó positivo desde 2008, al registrar un monto de 310.2 mil millones de pesos vs. -25.0 mil millones de pesos en 2016. De continuar este manejo disciplinado de las finanzas del gobierno federal y de otros organismos y empresas del Estado durante 2018, se materializará el cumplimiento de la meta de 0.8% del PIB para el superávit primario de todo el sector público. El saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público (SHRFSP), el indicador más amplio de la deuda pública, se ubicó en 46.2% vs. 48.7% del PIB al final de 2017 y 2016, respectivamente. Es importante mencionar que el SHRFSP (% del PIB) no había registrado un descenso desde 2007.

La disminución en el déficit de cuenta corriente en 2017 por 4.0 mil millones de dólares (en comparación con 2016) se debió principalmente a la significativa reversión en el saldo de la balanza de mercancías no petroleras, el cual pasó de registrar un déficit de 377 millones de USD a un superávit de 7.5 mil millones de dólares. Lo anterior obedece en gran medida al mayor impulso externo proveniente de la recuperación de la producción manufacturera en EE.UU. durante 2017. En lo referente a la balanza comercial, su déficit pasó de 13.1 mil millones de USD en 2016 a 10.9 mil millones de dólares en 2017. Este menor déficit se explica principalmente por la reducción sustancial en el déficit de la balanza comercial manufacturera, el cual cayó de 6.8 mil millones de dólares a 0.3 mil millones de dólares entre 2016 y 2017. Para 2018 estimamos que el déficit de la balanza comercial se ubique en 13.2 mil millones de dólares.

Tras el aumento transitorio en el cuarto trimestre de 2017, la inflación retoma su tendencia descendente en el primer trimestre de 2018, como preveía. Los datos de las tres primeras quincenas del año (las dos de enero y la primera de febrero) indican claramente que tanto la inflación general como la subyacente se están moderando, y sugieren que, como anticipábamos, la interrupción en la tendencia a la baja de la inflación durante 4T17 será solo transitoria. El cambio de tendencia de la inflación en 1T18 obedece principalmente al gradual desvanecimiento de los dos principales choques a los que estuvo expuesta en 2017, i.e., el aumento de los precios energéticos en enero y la considerable depreciación adicional del peso ante el resultado de las elecciones en EE.UU. que provocó un aumento en el ritmo de traspaso a los precios de las mercancías.

La inflación continuará disminuyendo a buen ritmo; los riesgos para la inflación continúan sesgados al alza, pero se han moderado. Bancomer prevé que tanto la inflación general como la subyacente continuarán disminuyendo a buen ritmo durante todo 2018. Se anticipa que la inflación general y subyacente se ubicarán por debajo de 5.0% y 4.0%, respectivamente, en abril, y por debajo del 4.0% (en 3.8%) y 3.5% (en 3.3%), respectivamente, a fin de año, por debajo del límite superior de variabilidad del objetivo del banco central.

En este contexto, se acerca el fin del ciclo de subida de tasas. Hacia delante, Banxico mantendrá este enfoque preventivo en el corto plazo, pero es posible creer que Banxico solo considerará aumentar la tasa monetaria una sola ocasión más y que tras hacerlo se sentirá más cómodo con la inflación disminuyendo a buen ritmo, con las expectativas de mediano y largo plazo ancladas, las de 12 meses moderándose, y posiblemente las de fin de año disminuyendo marginalmente. Además, los aumentos en tasas ya observados han llevado a la tasa real de política monetaria a un nivel restrictivo.

El principal riesgo continúa asociado al proceso de renegociación del TLCAN. Los lentos avances, de extenderse en el tiempo, seguirán retrasando la recuperación de la inversión y afectando el tipo de cambio. De hecho, la incertidumbre que rodea a un posible TLCAN 2.0 ha evitado una mayor apreciación del peso. Esta semana empezó la séptima ronda de negociación.

Mira en esta infografia las variables económicas y cómo se comportan

Las expectativas son bajas; no son previsibles grandes avances. Continuarán cerrándose capítulos no controvertidos, pero difícilmente habrá acercamientos importantes en los temas cruciales puestos sobre la mesa por EE.UU.: las reglas de origen en el sector automotriz, la cláusula de terminación automática cada cinco años, y la resolución de controversias. Tanto México como Canadá saben que no se alcanzará un TLCAN 2.0 sin cambios en las reglas de origen del sector automotriz, y de momento, EE.UU. no muestra flexibilidad. Los riesgos de ruptura siguen disminuyendo, pero los de una negociación prolongada han aumentado.