• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La seguridad activa viene estándar en el Prius C. Foto: Autocosmos

El Prius C es el tercer modelo de la familia Prius, misma que se compone, evidentemente por el Prius a secas, que es el híbrido más vendido del planeta; se encuentra en su cuarta generación y es un pionero que en 2017 cumplió 20 años en el mercado.

El Prius C no es un producto nuevo, llegó al mercado en 2012. Y en Japón, donde por cierto se llama Aqua se convirtió en un suceso, alcanzando, de 2012  a  2015, el título del más vendido en ese mercado.

El motor es un 1.5 litros de ciclo Atkinson con 72 hp y 82 lb-pie de torque; por su parte, el motor eléctrico es de 60 hp con 125 lb-pie y se alimenta de una batería de Niquel – Hidruro Metal. La potencia del sistema es de 99 hp que envía la fuerza al eje frontal a través de una trasmisión de engranes planetarios controlada electrónicamente, denominada ECVT, entonces, se trata de una caja variable.

El Prius C comparte plataforma con el Yaris europeo, que hace ya tiempo se comercializa en nuestro mercado, por lo que a diferencia de su hermano mayor, el Prius, C-HR o el Camry, todavía no aprovecha la nueva modular TGNA Toyota New Global Architecture.

Por default, el modo de manejo denominado “Eco Mode” está activado, lo cual es, hasta cierto punto, una obviedad. Es decir, el punto medular del Prius C es justamente su enfoque total en reducir emisiones.

Desde los primeros kilómetros, el Toyota Prius C te deja saber que una de sus virtudes definitivamente no es la velocidad y no importa; el objetivo claramente es otro: eficiencia en conducción citadina. Aunque cuando es necesario hay suficiente potencia para incorporarse a una vía rápida o hacer un rebase.

Destaca la eficiencia que se puede lograr al circular por las congestionadas calles de la ciudad; ahí es donde el Prius C se mueve a placer. Por el contrario, entre más rápido y agresivo quieras manejar, el rendimiento se afectará.

Compartir