• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

En la entrevista de David Marchese para la revista Vulture, “In conversation: Quincy Jones”, al legendario productor se le fueron las cabras con artistas y personajes con quienes tuvo que ver. En una de ésas declaró que “los Beatles eran los peores músicos del mundo, los cabrones no podían tocar. Paul era el peor bajista que había oído jamás”. La furia de la Beatlemanía Universal se desató contra el don de la producción, quien de paso dijo algunas cosas interesantes sobre las carencias de la música actual.

El octogenario músico y compositor podrá estar chiflado, pero alguna idea musical tiene luego de setenta y nueve nominaciones al Grammy, veintiocho ganados en medio siglo de tocar, hacer música para películas y producir a Count Basie, Ray Charles, Dizzie Gilles-pie, Sara Vaughan, Frank Sinatra y Michael Jackson, a quien le hizo Thriller, el disco más vendido en la historia de la música. Habló sobre los productores, que en ocasiones son los artífices de los sonidos y los ritmos detrás de los géneros, estilos, modas y éxitos.

 

¿Qué hubiera sido de los Beatles sin George Martin y sin Emerick?

 

Recordé el libro de Geoff Emerick que estoy leyendo, El sonido de los Beatles, el ingeniero que trabajó en todos los discos del cuarteto arranca con una gran anécdota: durante la grabación de “Tomorrow Never Knows” la idea de Lennon para su voz era sonar “como el Dalai Lama cantando desde la cumbre de una montaña”. Hasta pensaron en colgarlo del techo y mecerlo como péndulo mientras cantaba. George Martin se sentó con Emerick, quien hizo magia: pasar la voz por el sistema de altavoces giratorios Leslie del órgano Hammond, algo que nunca se había hecho. Probó, conectó los cables y micrófonos necesarios, y grabaron a Lennon. Cada instrumento de cada canción de Revolver tuvo un tratamiento experimental e innovador.

La mayoría de los grandes grupos, discos y estrellas musicales han tenido a un productor detrás, porque no todos contaron en sus filas con un Brian Wilson de los Beach Boys o un Jeff Lyne de Electric Light Orchestra. ¿Qué hubiera sido de los Beatles sin George Martin y sin Emerick? ¿Y de Elvis Presley, Johnny Cash y Jerry Lee Lewis sin Sam Phillips? ¿Y de los Rolling Stones sin Andrew Oldham? ¿Y de los Ramones sin Craig Leon? ¿Y de Pink Floyd y Sex Pistols sin Chris Thomas? ¿Y de David Bowie sin Brian Eno y Tony Visconti? ¿Y de Iggy Pop sin David Bowie? ¿Y de Meat Loaf y Bonnie Tyler sin Jim Steinman? Es posible que sus historias, y la de la música pop, fueran distintas. Quincy Jones acusa a los productores actuales de ignorar lo que se ha hecho y de no experimentar. Es decir, hoy la voz de “Tomorrow Never Knows” cualquiera la haría con un autotune.

Latest posts by Rogelio Garza (see all)

Compartir