• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Escamilla cae al césped, tras chocar con Javier Güémez, ayer, en CU. Foto: Mexsport
Escamilla cae al césped, tras chocar con Javier Güémez, ayer, en CU. Foto: Mexsport

Fue tormentosa la noche y así también el resultado. Los Pumas de la UNAM se están desmoronando poco a poco; primero cayeron 1-0 ante Monterrey en la jornada 5 y ayer volvieron a ser derrotados por el mismo resultado, pero en su casa. De poco les sirvió la comodidad que les otorgaba ser anfitriones; su displicencia en su proceder en el primer tiempo y las inclemencias del clima durante el complemento no les permitieron revertir el tanto que les propinó el joven de apenas 17 años, Marcelo Ruiz, al 14; lo que representó un pesado yugo para los de casa. Querétaro, cómodo, se fue con los tres puntos.

El equipo queretano no llegó a escatimar esfuerzos ayer al Estadio Olímpico Universitario, con un Camilo Sanvezzo que se comportó superlativo en el área de peligro de los felinos, unos auriazules que fueron tibios en su arranque, con una propuesta gris tanto en su defensa como en su medio campo.

Gráfico: La Razón de México

Daniel Villalva y el uruguayo Matías Britos se encargaron de poner en jaque a la zaga de casa. Encima, las pocas llegadas de los pupilos de David Patiño apenas alcanzaban para sacar de su aburrimiento al portero brasileño Tiago Volpi.

Apenas el cronómetro marcaba el minuto 14, Sanbezzo le sirvió una asistencia al joven Marcelo Ruiz, quien controló y sacó un remate con su derecha, desde el centro del área, para vencer fácilmente al portero Alfredo Saldívar y así poner el 1-0 a favor de los forasteros.

Pumas no pudo reaccionar, al contrario, se trabó. Su trámite fue de meras imprecisiones, su medio campo desapareció, su defensa se distrajo y cuando tuvo el balón fue presa fácile de los jugadores visitantes; así fue como al 26, Alan Mendoza tuvo que recurrir a una falta para detener la carrera con velocidad que llevaba Camilo Sanvezzo, y fue el mismo brasileño quien desde los once pasos pudo finiquitar, pero su disparo fue bien detenido por El Pollo Saldívar.

Una genialidad de su portero mantuvo a los auriazules apenas un tanto abajo, pese a su raquítico compromiso, y esa misma gracia de su guardameta los empujó para equilibrar el cotejo, por lo menos en intenciones.

Gráfico: La Razón de México

Pasada la media hora, los de Patiño ya retenían más la redonda, rebasaban su medio campo, intentaban con tiros de larga distancia, trataban de mantener lejos el esférico de su cabaña, pero los Gallos, más inteligentes, capotearon el encuentro, hicieron rodar la de gajos a su ritmo, con menos ataques, pero más peligro; más de una vez la gente se aguantó la respiración rogando que la pelota no entrara y así murió el primer tiempo, con la zozobra del lado capitalino y la convicción en la cabeza de los forasteros.

Para la segunda mitad, los del Pedregal fueron más propositivos; los papeles se invirtieron y mientras los felinos dominaban los tres cuartos de campo, los queretanos se enfriaban, y apenas a pelotazos evitaron los embates rivales; mientras que los gritos desesperados del técnico Rafael Puente no eran más que eso: un quedito sonido sin sentido.

La lluvia llegó para hacer el ritmo de juego más lento. No obstante, Pumas no bajaba los brazos y a toda costa quería el empate, pero sus intentos fueron sobrados y con lujos innecesarios.

A 15 minutos del final la lluvia apretó y el ritmo del partido aflojó; la enjundia de los anfitriones se vio opacada, el esférico comenzó a rodar con complicaciones y los pases precisos ya no lo fueron; se buscó el error bajo los tres balos de la visita, pero Volpi, como pudo, aguantó y así quedó sentenciado el encuentro. Querétaro, con poco, hizo la hombrada y Pumas, con nada, se ahogó de nueva cuenta, pero en esta ocasión en su casa y con sus aficionados.

  • El Dato: Pese a ir con el marcador en contra, el timonel David Patiño se dio el lujo de debutar al joven Adolfo Hernández, quien entró al minuto 73 por Felipe Mora.

Monarcas deja ir el triunfo ante el Pachuca

Morelia careció de manejo de partido para poder sumar su tercer triunfo consecutivo, por lo que los Tuzos le sacaron el empate 1-1, en su partido de la fecha seis del Torneo Apertura 2018 de la Liga MX, disputado en el estadio Morelos.

La escuadra local tomó la ventaja en la pizarra con el tanto del peruano Irven Ávila al minuto 37, pero Víctor Guzmán, al 76, consiguió el empate para los hidalguenses.

Con esta repartición de unidades, el cuadro moreliano llegó a 11 en la clasificación general, mientras que la escuadra tuza sumó cinco.

Apoyado en el planteamiento que le ha dado resultados y lo tiene en una buena ubicación en la tabla, el cuadro michoacano tomó las cosas con calma ante un rival que llegó a confirmar su despertar, luego de conseguir su primer triunfo la fecha pasada.

Con el empate, los dirigidos por el español Paco Ayestarán se dieron por bien servidos al sumar su segundo encuentro sin perder, mientras los de Roberto Hernández dejaron ir puntos valiosos en casa que le pueden costar al final.

El silbante Roberto Ríos Jácome amonestó a Aldo Rocha, Carlos Guzmán, de Monarcas, así como a Erick Gutiérrez, de Tuzos.

Compartir