Queda preso el que chocó en Reforma

“Los quiero mucho a todos”, fueron las palabras del chofer del BMW, Carlos Salomón Villuendas Adame, luego que la juez de Control Gloria Hernández Franco lo vinculó a proceso por el delito de homicidio culposo agravado en hecho de tránsito.

Escoltado por agentes, el probable responsable del accidente que el 31 de marzo dejó cuatro muertos, entró a la sala de juicios orales antes del mediodía y tomó asiento en el escritorio ubicado frente a la juzgadora. En otro extremo estaban los familiares de las víctimas y sus abogados. En el centro se colocaron los fiscales del Ministerio Público.

En la continuación de la audiencia inicial del caso del accidente sobre Paseo de la Reforma y Lieja, el acusado permaneció la mayor parte de las siete horas que se prolongó el debate recostado sobre la mesa, con las manos sobre la cabeza y los codos extendidos. Pidió que lo llevarán la baño dos veces y solicitó que el guardia que estaba detrás de él se alejara unos centímetros porque lo intimidaba.  

Durante el engrose de las pruebas, los fiscales señalaron entrevistas a los policías de la SSP que llegaron primero al lugar del accidente, a testigos de identidad de las cuatro víctimas, opiniones técnicas en materia forense, fotografías del accidente y de las necropsias y certificados médicos de estado psicofísico del acusado.

La primer controversia se dio luego que Eduardo Gómez, abogado del inculpado, ofreció presentar datos de prueba centrados en el estado psicológico, psiquiátrico y físico de su defendido, lo que provocó un primer receso, pues los dictámenes y valoraciones de los médicos del Reclusorio Norte no había sido entregados a los abogados de las víctimas, mismos que fueron desestimados minutos después por la juez.

Superado el tema, los fiscales solicitaron la vinculación a proceso al presentar una serie de pruebas que buscaban probar que el inculpado se encontraba en estado de ebriedad el día del accidente.

Los fiscales enumeraron al menos diez reportes periciales y médicos que señalaban que Villuendas Adame se encontraba en estado de embriaguez, con aliento alcohólico y en estado etílico al ser atendido minutos después del accidente y durante las siguientes 17 horas después del evento.

En un primer momento la parte defensora argumentó que el seguimiento médico no acreditaba que el acusado se encontrara ebrio el 31 de marzo, ya que no existían exámenes químicos que así lo acreditaban, por lo que no había pruebas suficientes para vincularlo a proceso. Sin embargo, minutos después solicitó que se le vinculara por homicidio culposo y no por homicidio culposo grave.

Tras un receso de una hora solicitado por la propia juzgadora indicó: “Se dicta auto de vinculación a proceso a Carlos Salomón Villuendas Adame por el hecho que la ley señala como homicidio culposo por tránsito de vehículo agravado en agravio de Carlos Martínez Zorrilla Chuty, Fernando García Heredia, Karla Saldaña Sánchez y Claudia Ivonne Reyes Millán”.

Previo al dictamen, la juez señaló que tal como lo había señalado la defensoría no había certeza de que Villuendas se encontraba en estado de ebriedad en el accidente, pero había indicios para llevar a cabo la investigación.

También, manifestó que el Ministerio Público tuvo el tiempo para solicitar a un juez autorizara la toma de muestra para analizar químicamente si el inculpado se encontraba en estado de ebriedad, ante la negativa del mismo para acceder a la revisión.

Ayer se resolvió que el MP tendrá dos meses para continuar la investigación, con la posibilidad de un acuerdo previo antes de que el caso se lleve a juicio.