• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Mario Isea, el 25 de enero, en Madrid.

España declaró al embajador de Venezuela, Mario Isea, persona non grata, según confirmó el portavoz del gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en reciprocidad por la decisión del presidente Nicolás Maduro, de expulsar al representante español en su país, Jesús Silva Fernández.

La decisión supone la expulsión del diplomático de España en plazo máximo de 72 horas.

El conflicto diplomático se hizo público tras el anuncio del canciller venezolano Jorge Arreaza en su cuenta de Twitter.

“El Gobierno Bolivariano de Venezuela ha decidido declarar persona No Grata al Embajador del Reino de España, Jesús Silva Fernández, en virtud de las continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos de nuestro país, por parte del Gobierno Español”.

Tras la acción el gobierno venezolano entregó una nota de protesta a diplomáticos de la Unión Europea (UE) por las sanciones que llevaron a cabo contra siete altos funcionarios de la administración de Maduro que incluyen la prohibición de viajar a territorio comunitario y la congelación de activos que tuvieran en la UE.

Y consideró, ante la medida recíproca de Madrid, que el gobierno de Rajoy se ha “victimizado”: “llama la atención la victimización hipócrita del gobierno español, procurando solidaridades, tras liderar una red de ataques y sanciones contra Venezuela, para dinamitar el diálogo y generar violencia, siguiendo órdenes de D. Trump”, escribió el canciller venezolano en su cuenta de Twitter.

“Venezuela ha actuado en defensa de su soberanía”, defendió Jorge Arreaza.

Ambos embajadores tienen, desde el momento de emitidas las declaratorias, tres días para abandonar el país en el que estaban destinados.

La expulsión conduce a la ruptura de relaciones entre las naciones.

Compartir