Registran más de mil réplicas sísmicas en Italia tras fuerte sismo

Más de mil réplicas sísmicas, la mayor de las cuales alcanzó hoy los 4.8 grados Richter, se han registrado en el centro de Italia desde el temblor de 6.5 grados Richter que el pasado domingo causó graves daños al patrimonio histórico y miles de damnificados, pero ninguna víctima.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV), en dos días se han registrado más de mil 100 réplicas y se ha verificado una deformación del suelo que se extiende en un área de 130 kilómetros cuadrados.

El temblor más fuerte, de 4.8 grados Richter, se registró a las 08:56 horas locales de este martes con epicentro en la provincia de Macerata, entre los municipios de Acquacanina, Fiastra y Bolognola y a 10 kilómetros de profundidad, informó el INGV.

El dato

  • Las regiones más afectadas por la ola sísmica sin precedentes iniciada el pasado 24 de agosto son Umbria, Marche, Abruzzo y Lazio, aunque también se han reportado daños en Toscana.

El alcalde del pueblo de Ussita (en la provincia de Macerata), Marco Rinaldi declaró a los medios que la réplica provocó otros derrumbes en esa localidad, ya seriamente afectada por el sismo del domingo. “Es un calvario, no termina nunca”, dijo.

En el mismo sentido se manifestó Mauro Falcucci, alcalde de Castelsant’angelo, epicentro de los sismos de 5.4 y 5.9 grados Richter del miércoles pasado. “Aquí se está cayendo todo”, reiteró.

Según portavoces de Protección Civil, al menos 40 mil personas han sido evacuadas desde el domingo, a las que se suman miles más desalojadas desde agosto.

Leer más

[Otro fuerte temblor sacude a Italia

 >http://razon.com.mx/spip.php?article326333]

Pueblos enteros, como Norcia, Castelluccio, Castelsant’angelo, Peci o Arquata del Tronto han sufrido fuertes daños y fueron abandonados, por no hablar de Amatrice o Accumoli, prácticamente destruidos por el temblor de 6.0 grados Richter del pasado 24 de agosto (que causó 297 muertos).

El problema mayor es dar alojamiento a los miles de damnificados, muchos de los cuales no quieren abandonar la zona cercana a sus casas porque temen por sus pertenencias o no quieren dejar a sus animales.

En Norcia los evacuados piden que dejaran las tiendas de campaña instaladas en un primer momento y que el gobierno quiere levantar ante la cercanía del invierno y las nevadas.