• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Con las complicaciones que se han presentado en materia de comercio internacional, sobre todo con el presidente estadounidense, Donald Trump, hay que estar conscientes de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) puede llegar a su fin, alertó Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En el marco de su participación de la firma de convenio entre la industria textil y la Secretaría de Turismo, el representante industrial señaló que lo anterior no significa que se elimine la relación comercial entre los tres países, sino que se realizará la implementación de un nuevo marco legal para abonar a la integración de la región.

“La presión de Donald Trump y los problemas estructurales del país reclaman acciones y liderazgos comprometidos. Debemos ser serenos y objetivos y reconocer que el TLCAN puede llegar a su fin, no la terminación del intercambio comercial y económico de la región, sino la construcción de otro marco legal para la integración de la misma”, mencionó.

En la reunión del grupo de los siete (G-7), Trump tensó los lazos con Canadá, lo cual fue objetivo de precaución para los empresarios mexicanos, quienes determinaron que esta situación sin duda afectará las negociaciones del acuerdo comercial.

El dato: 

  • 7 Rondas de negociación se realizaron y no se han reactivado
  • 30 Capítulos con anexos incluye el texto vigente del TLCAN

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), afirmó en entrevista que la actitud del gobierno estadounidense complicará la negociación, aunque todavía no confirma su salida del pacto.

“Estamos en un problema, de una posición sobre el libre comercio de Estados Unidos con el mundo, que involucra al Tratado de Libre Comercio al estar con esta discusión con Canadá… no vemos que Estados Unidos quiera salirse del tratado; sin embargo, sí vemos que endurecerá su discurso sobre el comercio y su relación con el mundo”, explicó.

Mencionó que el país vecino del norte enfrenta actualmente una discusión interna que involucra a políticos e industria privada sobre cómo se relacionará con sus socios comerciales.

En este sentido, Cervantes coincidió en que el proteccionismo por parte de Estados Unidos no es positivo, por lo que los mismos empresarios de esa nación han presionado a su gobierno para quitar los aranceles que interpuso.

Castañón recordó que en el caso de México, no negociará un acuerdo comercial que tenga una cláusula de muerte súbita como la sunset, por lo que solicitó a los negociadores estadounidenses que comprendan la posición de México.

“Estamos dispuestos a negociar, ha quedado claro que las reglas de orígenes deben ser razonables, además de que no debe existir una cláusula sunset. Entonces tiene que haber comprensión por parte de la Casa Blanca, sobre todo de Lighthzer, de que son incompartibles las posiciones que están tomando ellos, principalmente en estos dos temas”, refirió.

También afirmó que si en algún momento se llegara a cerrar un acuerdo comercial en principio, se tendrán que derogar los aranceles que interpuso Trump.

Antes, el director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz, señaló que la presión de los aranceles interpuestos por Estados Unidos se podrán seguir observando, toda vez que la estrategia que lleva a cabo busca, además del presionar por el TLCAN, tener más producción y menos déficit comercial.

Por último, mencionó que dichas medidas ya empiezan a reflejarse en menores inversiones por parte de algunas empresas, ya que los temas anteriormente explicados se suman a la medida que anunció en 2017 con la Reforma Fiscal.

“La primera afectación se da en temas políticos en cuanto al TLCAN. El mensaje de Trump fue evidente cuando amenazó con imponer aranceles si no se alcanzaba un acuerdo que le beneficiara, y el tema con Canadá tampoco se puede ver de manera aislada; por ello, los aranceles fueron puestos como moneda de cambio y ya están generando efectos adversos”, precisó el empresario.

Flexibilidad, clave para avanzar en el tratado

Aunque los negociadores de Estados Unidos, Canadá y México estén fuertemente comprometidos con alcanzar un acuerdo en julio, como lo planteó el representante de comercio estadounidense, Robert Lighthizer, hará falta flexibilidad de los involucrados, reiteró Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

En el marco de un seminario que se lleva a cabo en Tokio, Japón, señaló que aunque se ha planteado seguir trabajando para alcanzar un acuerdo, si éste no da certeza, normas que sean obedecidas y mecanismos para resolver disputas, no se podrá avanzar en los acuerdos.

“La única forma en que podemos encontrar una solución es si los países involucrados tienen suficiente flexibilidad para encontrar esa franja estrecha donde hay terreno común”, insistió.

Guajardo añadió que existía una “alta posibilidad” de que finalmente se geste un acuerdo que modernice el TLCAN, pero que los plazos dependían de cuán flexibles pueden ser los países, por lo que no hay plazos para concluir.