• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Venezolanos saliendo del país. Foto: AP
Venezolanos saliendo del país. Foto: AP

Representantes de 12 países de América Latina iniciaron ayer una cumbre para buscar soluciones regionales al éxodo masivo de venezolanos, mientras Amnistía Internacional hizo un llamado a proteger los derechos humanos de los desplazados.

Del debate que se lleva a cabo en Quito y que se extenderá hasta este martes, participan Argentina, Brasil, Bolivia, Costa Rica, Colombia, Chile, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) fijó para el miércoles una sesión extraordinaria “por la crisis migratoria originada por la situación en Venezuela” en la sede del organismo en Washington.

En tanto, el presidente colombiano Iván Duque anticipó en Bogotá que durante la visita del mandatario estadounidense Donald Trump a su país en noviembre una de las prioridades será la situación de los venezolanos en la región.

Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, dijo en una carta a los gobiernos de la región que millones de venezolanos fueron obligados “a dejar todo atrás y caminar durante días para escapar de las violaciones masivas de derechos humanos en Venezuela, incluidas detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, torturas y violaciones de sus derechos a la alimentación y la salud”.

Los países vecinos deben mostrar solidaridad y comprometerse a proteger al pueblo de Venezuela en su momento de necesidad”

Amnistía Internacional

3 de septiembre de 2018

Añadió que una solución requiere liderazgo y cooperación internacional. “Los países vecinos deben mostrar solidaridad y comprometerse a proteger al pueblo de Venezuela en su momento de necesidad”.

Más de 2.3 millones de personas, un 7 por ciento  de la población total de Venezuela, han dejado el país en los últimos tres años de acuerdo con cifras de Naciones Unidas. La mayoría se ha refugiado en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Gráfico: La Razón de México

El mandatario colombiano propuso que la región aísle diplomáticamente “a un régimen dictatorial que ha arruinado las libertades, que ha destruido la economía” sin perjudicar al pueblo venezolano.

Desde Caracas, la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez denunció que no existe una crisis humanitaria en el país y esos señalamientos serían parte de una serie de “artilugios diplomáticos” de Estados Unidos, Europa y varios países de la región para justificar una intervención militar en el país.

Las cifras de migrantes venezolanos son “abultadas” y provienen de “un grupo de países que responde a intereses imperiales, unidos para agredir a Venezuela”, dijo en una rueda de prensa.

La vicepresidenta destacó que Venezuela ha enviado más de 40 notas diplomáticas a los países de la región para que aporten cifras oficiales de los venezolanos que se encuentran en esos países y no lo han hecho. La funcionaria además acusó a Colombia de intentar sacar provecho de la ayuda internacional para atender la supuesta llegada masiva de venezolanos a su territorio.

“Ahorita pretende usar a Venezuela para seguir viviendo de la ayuda internacional, sin vergüenza alguna”, manifestó la vicepresidenta. Agregó que el gobierno está en disposición de ir a la Asamblea General de la ONU con la verdad y “defender la integridad y dignidad” de Venezuela.

Compartir