• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Rusia 2018 llegó a su fin y, en términos generales, fue una Copa del Mundo que no dejó cosas que lamentar más allá del terreno futbolístico.

Hay que recordar que meses antes de que comenzara el torneo, el grupo terrorista ISIS había amenazado con cometer un atentado durante el desarrollo del evento, en contra de algunas figuras o de los asistentes a la sede; afortunadamente no ocurrió ninguna de estas intimidaciones.

Sin embargo, la final entre Francia y Croacia fue testigo de dos hechos que dieron mucho de qué hablar.

Uno de ellos fue la invasión de cuatro personas mientras se desarrollaba el encuentro, en el Estadio Olímpico Luzhniki, en Moscú. Pussy Riot, grupo ruso de activistas y música punk, se atribuyó el incidente, en el que cuatro sujetos que iban  con uniformes policiales antiguos fueron derribados por personal de seguridad y el incidente no pasó a mayores, pues sólo saludaron a algunos de los futbolistas y detuvieron el encuentro por un par de minutos.

La banda, fundada en 2011, siempre se ha manifestado en contra del gobierno de Vladimir Putin, debido a que promulga leyes en contra de las personas homosexuales; además de que, para ellos, su mandatario es autoritario y dictador.

Putin se cubre de la lluvia mientras observa a Macron y Grabar-Kitarović.

El dato:

  • Bélgica fue la selección que más anotaciones consiguió a lo largo del torneo (16), dos más que la campeona Francia y la subcampeona Croacia (14).

El otro suceso polémico fue la actitud que precisamente adoptó el presidente de Rusia en la ceremonia de premiación, luego de que fuera protegido con un paraguas de la torrencial lluvia que hizo acto de presencia al finalizar el partido, mientras que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, además de la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, y el presidente francés, Emmanuel Macron (entre otros dirigentes), no contaban con el mismo privilegio; posteriormente llegó personal para ayudarlos.

En el terreno futbolístico, la justa veraniega cumplió con lo esperado y posiblemente tuvo un mejor desarrollo del que se esperaba, pues se registraron 169 goles en los 64 partidos del certamen; solamente dos menos que hace cuatro años, en Brasil.

Emmanuel Macron, presidente francés, festeja un tanto de los galos.

Además, fue la primera final con seis anotaciones, desde la celebrada en 1966, en Inglaterra, en la que el equipo de la rosa doblegó a Alemania por 4-2; mismo marcador por el que Les Bleus superaron ayer al conjunto balcánico.

Francia cumplió con el objetivo; se coronó por segunda vez en el certamen y empató a Argentina y Uruguay.

Por su parte, Croacia sorprendió al mundo, pues a pesar de no salir con el triunfo, sí lo hizo con la mano y la cara en alto, ya que el futbol que desarrolló a lo largo del certamen siempre lo llevó al éxito.

Se acabaron 32 días llenos de futbol del más alto nivel, de fiesta y de pasión. A pesar de las dudas que se tenían acerca de la capacidad de Rusia para albergar el Mundial, el mismo transcurrió sin incidentes que lamentar y con los estadios llenos en la mayor parte de las ocasiones. Ahora resta esperar cuatro años y medio para que llegue la próxima edición del torneo más esperado por los aficionados al futbol.

Compartir